Puedes adquirir mi nueva novela Y te diste la media vuelta en la librería Soriano de Valencia o a través de su web para toda España.También lo pueden hallar en papel en la librería Bravo de Fuenlabrada (Madrid). Venta en Perú: librería El Virrey de Miraflores.

jueves, 1 de marzo de 2018

Jessyca Sarango: “No necesito sentarme con nadie a crear”


“Como respirar”, así se refiere a sus multitalentos la cantautora y compositora Jessyca Sarango. Con ella no hubo descubrimiento, simplemente estaban ahí y fluyó con ellos. Triunfadora por donde se la mire, aclara que no cree en la suerte, pero tiene  la certeza de que cuando se hace lo que se quiere, el éxito  llega solo.  Una de la causas de su paz espiritual es que puede vivir de lo que le gusta, sin esperar a que la ‘industria’ toque a su puerta. Esto debido, sin duda, a su genialidad. Lo hace todo, por tanto no necesita de nadie para crear.
Hace unas semanas ha lanzado de forma oficial  el concepto Musilosofía, una propuesta educativa dirigida a los más pequeños, en la que pretende no solo enseñarles música sino también a desarrollar sus particulares talentos creativos. Y sobre todo a conectar con su esencia y cultivar su espiritualidad. 
Vas a cumplir 30 años de carrera artística, y sé que desde muy jovencita supiste  exactamente  a lo que te querías dedicar, ¿cómo fue ese descubrimiento?
En realidad no fue un descubrimiento, desde que aprendí a hablar, más o menos como a los dos años de edad,  empecé a inventar historias, y a esas historias muchas veces les creaba una melodía.  Luego entre los tres  o cuatro años comencé a rasgar la guitarra y aparecieron las primeras canciones.
La guitarra ha sido tu gran compañera de vida, ¿es verdad que te obsequiaron una a la edad de tres años? ¿Quién te regalo? ¿Cómo fue ese primer encuentro? 

Con su adorado Merlín Antonio 

La primera guitarra que tuve en mis  manos  perteneció mi abuelo; una de adulto, pero mi primera guitarra me la dieron mis padres, a la edad de nueve años.
Fuiste una niña sociable, pero de repente te cansabas de estar en grupo y te sumergías en tu mundo, preferías estar sola para crear, ¿no es así, Jessyca?
Siempre fui muy sociable, pero muchas veces prefería estar en mi mundo creando. Me gustaba jugar sola, y hasta el día de hoy disfruto estando conmigo misma o en un grupo pequeño de gente. Me incomoda el alboroto (risas).
Aprendiste a cantar y componer al mismo tiempo, y ya tenías muchas canciones en tu haber a tus cortos 11 años, ¿en qué momento aparece tu gran oportunidad de ingresar en el circuito musical y cómo planteaste tu carrera artística?
Yo siempre cantaba y les daba conciertos a los amiguitos de mi vecindario.  Cuando tenía  12 años se celebró el aniversario de la urbanización donde vivía e hicieron un show muy grande en medio de la calle,  con escenario y muchos artistas invitados, y como todos sabían que yo cantaba me invitaron a participar con mi música. Mi presentación llamó mucho la atención,  porque son muy pocos los niños que a los 12 años cantan y tocan un instrumento a la vez. No es muy común encontrar niños multitalentos en el mundo. Luego de eso, no paré de cantar y tocar. Recibía invitaciones de todos lados y a los 14 años aparecí a nivel nacional cantando en vivo en un programa musical muy famoso, en este entonces, en Perú. Se llamaba Enhorabuena.  A partir de aquella aparición,  mi vida en la música no se ha detenido ni un segundo. Jamás planifique mi carrera musical, ella se hizo sola.
Uno de sus alumnos en plena práctica 
Participaste en la composición de las bandas sonoras de exitosas  telenovelas como El milagro de amar, Isabela, Torbellino, Los de arriba y los de abajo, Aprendiendo a amar, Aunque juegues conmigo, entre otras, ¿no temías que el gran público te viera como cantautora solo para telenovelas, en un primer momento? ¿Hubo algún brote de prejuicio por este género antes o cuando ya estuviste en el medio?
La verdad nunca he pensado en encasillarme en un género específico. Es más, me considero tremendamente versátil a la hora de crear, y eso se debe a que adquirí la habilidad de tocar casi todos los instrumentos,  además de efectuar  arreglos musicales y dominar la técnica de grabación de audio. Nunca me detengo a pensar en lo que el público espera o no espera de mí.  Hago siempre lo que quiero y tengo la fortuna de que la gente que me sigue aprecie mi espontaneidad y autenticidad.
Luego vinieron tus gloriosas participaciones en el afamado Festival de Viña del Mar, que se lleva a cabo cada año en Chile, con No volveré a caer (1999) y luego con Mi alma entre tus manos, como compositora, en 2005. ¿Lograste conquistar al temible monstruo de la Quinta Vergara, apelativo que tiene ese público que acude a dicho festival?
La Quinta Vergara al principio me abucheó  por la rivalidad que existe en nuestros países, pero una vez que abrí la boca para cantar eso cambio por completo. Luego del festival pasé varias temporadas cantando en diversos lugares de Santiago. Amo Chile.
Habías alcanzado la cumbre en tu país, y eras conocida en Latinoamérica y parte del mundo, pero de pronto decides partir a Estados Unidos ante el estupor de muchos colegas artistas y gente de tu entorno. ¿Qué te hizo tomar esa decisión? ¿No tuviste miedo de perderlo todo?
La verdad nunca tengo miedo de nada.  Mi decisión de mudarme a Estados Unidos fue instantánea. Lo mejor que hice en la vida.
La guitarra, su fiel compañera  a lo largo del tiempo 
Llegaste a Miami, y se te abrieron las puertas. Recién te instalabas en Miami, cuando recibiste  la propuesta de  grabar casi el íntegro de la banda sonora de la telenovela Acorralada, has nacido con estrella, ¿no?
No creo en la suerte, aunque sí en el destino y en la manera en que nos desarrollamos para alcanzar determinadas cosas. Considero mi éxito en la música como el resultado de vivir haciendo lo que me gusta sin pensar en ninguna retribución.  La música y todas mis creaciones son así de involuntarias. Como respirar.
También has prestado tu pluma a Alejandro Campos, escritor y productor de Olga Tañón,  y a Juan Carlos Pérez-Soto, letrista de Luis Fonsi y Paulina Rubio, ¿eres la única compositora mujer que ha logrado introducirse en esos grupos?  Te lo pregunto porque pocas veces se habla de compositoras o letristas.
Hay muchas mujeres autoras en la música, pero muy poquitas somos multitalentos. La mayoría escribe y rasga unos cuantos acordes en la guitarra o teclea algunas notas en el piano, sin embargo, escasean las que son como yo.  Eso marca una enorme diferencia.  Yo lo hago todo sola. No necesito sentarme con nadie a crear.
Compones para muchos cantantes, ya lo hemos visto, pero hay uno que es  tu preferido,  y al que te une una estrecha amistad, ¿qué significa para ti, Jon Secada?
El momento de creación 
Jon Secada es un ícono de la música latina. Para mí ha sido un honor escribir para él.  Lo he tratado en persona. Es un gran ser humano.
No has tenido reparo en decir que el secreto de tu éxito es hacer lo que amas y no tomarte la vida en serio, y a eso se suma que eres mujer una con una gran paz espiritual, ¿cómo lograste eso en un medio tan estresante y competitivo como es el de la música?
Mi desconexión con la parte plástica e industrializada de la música me ha permitido mantenerme intacta y limpia emocionalmente. Ser una artista multitalento es un privilegio, porque me ayuda a no depender de la industria para vivir.  Mi paz interior reposa en mi libertad de ser y hacer.  Por eso lo que pasa en ese sector no me atormenta.
Pero a ti también te interesan otros temas, como por ejemplo, la educación, los valores y  el cuidado del medio ambiente, ¿qué te  motivó a fundar Merlin Castle Group?   Cuéntanos, por favor, ¿quién en Henry?
Fundé mi compañía creadora Merlín Castle Group hace 7 años.  Se basa en tres piedras angulares: mi pasión, mi visión y mi misión, las cuales se traducen en tres conceptos: la música, la creatividad, la conexión. Todos los temas creados están enlazados y el contenido de todo nace de mi filosofía de vida: Musilosofía. Henry, el camioncito verde es el personaje principal de la colección verde (conciencia ambiental) y de mi serie de audiolibros musicales Los Libros de Merlín.  Gracias a este primer audiolibro,  publicado por mi compañía,  fui nominada a un Latin Grammy.
Su trabajo para otros
Henry es un personaje de ficción, pero ¿qué nos puedes contar de Merlin Antonio? ¿Cómo se conocieron?
Merlín Antonio es mi perro.  Nos conocimos hace casi ocho años en la calle. Él estaba perdido y lo rescaté.
Das clases de canto a niños, pero por sobre todo les enseñas Musilosofía, ¿de qué se trata?
Desarrollé un taller de descubrimiento, apertura sensitiva, desarrollo creativo y artístico al que denominé Musilosofía. En estas clases comparto con niños, a partir de los dos años, mi conocimiento en varias áreas, arte, música, vida saludable y empatía con uno mismo y con el mundo que nos rodea. Nuestras sesiones de Musilosofía están llenas de herramientas que he creado para que los niños aprendan a canalizar todo lo que son, y sacarle provecho a sus distintas habilidades.
2017 llegó cargado de importantes proyectos para ti, uno de ellos fue el de ocuparte de la producción del álbum Latin love de la afamada pianista y compositora rusa Elena Iourova. Entre los duetos que ha grabado dicha artista hallamos el realizado junto a Julio Iglesias Jr. Cuéntanos.
He escrito todas las canciones del primer álbum de Elena Iourova.  Ella es una pianista y compositora rusa que me convocó para que pusiera letras a sus creaciones instrumentales.
El mundo de Jessyca
En estos momentos estás  preparando un nuevo disco, y estás barajando una serie de títulos, como por ejemplo el de Hipster, que si no estoy mal informada, fue o es el nombre que llevan los conciertos que realizas en bares emblemáticos de Miami, ¿qué nos puedes contar al respecto?
Mi disco está casi terminado. No he sacado ninguna canción aún, porque he estado distraída en otros proyectos, pero ya llegará el momento de lanzar el primer tema. 
El deporte, es otra de tus grandes pasiones, por tanto, sé que estás lista físicamente para, en cualquier momento, cristalizar tu gran sueño que es viajar de mochilera por toda Europa.  Empezarías, claro está,  por España, ¿no es así?  ¿Ya hay fecha para eso?
Amo los deportes, al igual que la música, desde niña.  El deporte canaliza toda mi energía física y me ayuda a mantenerme sana física y mentalmente. Ya en algún momento podré delegar mis múltiples proyectos para irme a mochilear por Europa indefinidamente (risas).
Eres y has hecho tantas cosas en plano artístico y educativo que resultaría imposible abarcarte en unas cuantas páginas de entrevista, sin embargo me atrevo a deslizar esta pregunta para tener una idea aproximada de tu mundo interno,  ¿cuál es la relación que tiene realmente Jessyca Sarango consigo misma?
Mi relación conmigo misma es de eterna sorpresa, de fascinación por redescubrir cada día que somos seres ilimitados, y que a pesar de estar contenidos en un cuerpo físico, nuestra mente y nuestro espíritu son libres si así lo deseamos. Al menos de esa forma lo experimento yo: mi mente y mi espíritu todo lo pueden.




sábado, 3 de febrero de 2018

Susana Fortes: "Supongo que hay mujeres que ganan las guerras pero pierden la paz"

No hay que dejarse llevar por las apariencias. Con ella la advertencia se cumple. Es delicada, frágil e indefensa a simple vista, pero basta un intercambio unas palabras para advertir de inmediato la fuerza de un espíritu rebelde, inconforme y apasionado.  Susana Fortes no se va por las ramas. Va al punto. Sabe decir lo que piensa y lo hace con mucha clase. De allí que en su lista para este 2018, se compromete a  “No buscar la felicidad que es muy cansado, pero cultivar la alegría a deshoras y con empeño” y “Discutir menos de política que es un género de ficción en caída libre y dedicar más tiempo a cambiar las cosas”.  Les invito a adentrarse en el pensamiento de esta autora gallega, que por estos días se ocupa de la promoción de Septiembre puede esperar, su más reciente novela.
Tu cocina literaria se toma su tiempo y  la preparación de tu más reciente novela  Septiembre puede esperar tuvo que ir paso a paso.  La idea se presentó pero no fuiste del todo consciente de ella desde el comienzo. Mucho menos  del final.  Te faltaba el hilo conductor y hasta que no lo hallaste, el arranque demoró.  Es la mecánica de tu creación.
Posee mentalidad de lectora al empezar su trabajo creativo.
Sí, es mi manera de hacer las cosas. Tengo mentalidad de lectora, por lo tanto no trabajo  con un esquema previo.  Si  supiera de antemano todo lo que va a ocurrir en la novela, tendría la sensación  de estar escribiendo al dictado. Necesito cierto suspense, hacerme preguntas e intentar encontrar las respuestas en el transcurso de la novela. La pregunta inicial en este caso fue: ¿Por qué las mujeres que escriben son peligrosas? Las vidas de escritoras apartadas abruptamente  del carril siempre me han interesado. En un mundo donde los hombres hacen las leyes y las mujeres lavan la ropa interior,  una mujer que escribe puede representar una amenaza.   Emily J. Parker, la protagonista de Septiembre puede esperar, es una escritora prometedora que desaparece en extrañas circunstancias en pleno centro de Londres el 8 de mayo de 1955, el mismo día  que la ciudad celebraba el décimo aniversario de la II Guerra Mundial. Nunca encontraron su cuerpo. Sesenta años después, Rebeca Aldán, una estudiante de Filología inglesa, decide viajar a Londres para  escribir su tesis y empieza a seguir su rastro. La voz de Rebeca es el hilo que va cosiendo la historia. Sus pesquisas la acaban llevando a un nudo bastante apretado.   
Destacas que es vital para ti tener bien atado los cabos para empezar, porque en el arranque se halla la carga genética de la historia, que todo se decide en el primer párrafo, ¿es eso cierto?
No exactamente. Para atar todos los cabos hay que esperar al final. Pero es verdad que el arranque de la historia es muy importante.  El ADN de la novela está en el arranque: la voz narrativa, el estilo, el tono… Cualquier escritor sabe que ahí se la juega.
La autora afirma que el ADN de la novela se encuentra en el arranque.
Casi todas tus historias se te han ocurrido en la cocina. ¿Un estómago vacío es propicio para la creación o simplemente la hora de los alimentos es la de mayor relajación para ti?
No. La cocina es el corazón de la casa. Yo me crié en una familia numerosa, mi abuela acostumbraba a contarnos historias en la cocina para tenernos pacificados. Quizá me viene de ahí. El olor a café y pan tostado del desayuno, la prensa encima de la mesa, el mundo que empieza a andar… para mí es una atmósfera propicia y sugerente.
En el caso de tu última obra la idea vino de una imagen que viste en una revista mientras desayunabas, también en el escenario de tu cocina. De repente la protagonista apareció en tu mente y te condujo a su mundo, unos tacones pisando las calles de una zona devastada por la guerra da mucho que pensar e imaginar, ¿no es así, Susana?
Sí, el día del aterrizaje de esta idea yo estaba descalza en la cocina de casa, desayunando y mirando una revista de moda.  Ahí encontré  los zapatos de la protagonista. Al principio era lo único que tenía de ella. Unos preciosos zapatos de tacón de puntera abierta. Luego fueron apareciendo más cosas: fotografías de las calles de Londres bajo los bombardeos,  llenas de escombros y cristales rotos, por las que caminaba una  jovencísima Emily J. Parker con esos zapatos imposibles para el peor invierno de la guerra.  
¿Los tacones siguen siendo un símbolo de rebeldía aún hoy?  En ellos hay también contradicción y doble juego o mezcla interesada, según se vea, de seducción, erotismo, femineidad, peligro, revolución, vanguardia y hasta una declaración de principios.  Emily J. Parker, tu protagonista, los llevaba, y era una mujer que ejercía el periodismo en tiempos de guerra y que finalizado el período bélico desaparece sin dejar rastro. ¿Adónde fue a parar?
La postal que acompaña su libro. Remite a un pasaje importante de la obra.
En realidad durante la Segunda Guerra Mundial, cuando llovía metralla del cielo, ella era una adolescente. Ganó su primer premio de poesía en un concurso de la BBC. Era muy buena con los juegos de palabras, con los crucigramas. Empezó a trabajar en Blechtley Park donde estaba el núcleo de la Inteligencia británica, que intentaba descifrar el código que usaban los nazis para encriptar sus mensajes, la famosa máquina Enigma. Ahí precisamente conoce al que después será su marido, un matemático brillante y también a otros personajes que van apareciendo en la novela. Se va curtiendo en ese ambiente, empieza a escribir en serio, con muy buenas críticas, se convierte una joven promesa,  hasta que un día, después de la guerra,  sin venir a cuento, dejó de escribir sin más.  ¿Qué pasó? Bueno… Supongo que hay mujeres que ganan las guerras pero pierden la paz.
Tus lectores en varios encuentros te han corregido cuando manifiestas que tu protagonista es Emily, pues ellos atribuyen el rol principal a Rebeca, la estudiante de Filología que viaja a Nothing Hill en busca de material para su tesis sobre esta periodista y escritora que de súbito se la tragó la tierra. ¿Qué ve Rebeca en Emiliy para que su búsqueda vaya más allá de sus fines profesionales, por decirlo de algún modo?
Revela queLondres es un lugar adonde le gusta volver.
Se obsesiona con ella, como nos ha pasado a todos alguna vez con alguno de nuestros escritores favoritos. Hay algo en los poemas de Emily, en sus libros que le afecta personalmente. La verdad es que Rebeca está en un momento de su vida en el que no sabe muy bien por dónde tirar, un poco perdida. Encontrar a Emily es una forma de encontrase a sí misma, por eso se va a Londres en enero de 2009 en medio de la peor nevada del invierno, arrastrando su maleta hasta su habitación alquilada en Notting Hill con la señora Bartholomew y su gato. La novela naturalmente tuvo que adaptarse a la ciudad actual, con su ritmo rugiente, sus autobuses rojos y  su manía de conducir por la izquierda.
 Entiendo que Rebeca se obsesiona tanto que cree ver pistas sobre su desaparición en  los libros de Emily. Las analiza y va tras ellas. E incluso llega a pensar que la periodista las ha dejado adrede para ser encontrada, ¿está en lo cierto?
Todos los escritores vamos dejando miguitas de pan en nuestros libros. No es que Emily lo hiciera conscientemente pero sus metáforas no eran casuales. Ni inocentes.
Creaste estos dos personajes en  épocas distantes y distintas, pero con características similares que  son propias del ser humano, por tanto atemporales, ¿esto estaba planeado o fue surgiendo espontáneamente?
Me interesa el cruce de tiempos, entrelazar el pasado y el presente. Aquí estamos hablando además de un pasado no tan lejano. La II Guerra Mundial es un período histórico que fascina a mucha gente. Grandes sueños y grandes miserias. Dioses, héroes y canallas. Para bien o para mal, nacimos en esa época extraña llamada  siglo XX, supongo que por eso necesitamos  volver constantemente a él en el cine y en la literatura.
Has dicho que las novelas se escriben tomando en cuenta los mundos afectivos, y en ese sentido, las tuyas están sujetas a tu educación sentimental. Amplía, por favor.
Junto a sus padres. En todos los hogares existe un lenguaje íntino, asegura.
Una escribe con todo lo que lleva en la mochila, su educación sentimental. Ahí entran desde los terrores infantiles, los amores olvidados,  el humor, las ausencias, los enigmas y los mundos perdidos. Todo ello aderezado con elementos generacionales como la música Y por supuesto el cine. Le he prestado a Rebeca  algunos recuerdos de mi vida, de  mi infancia asilvestrada en Galicia, de mis obsesiones, de   esa educación sentimental… Incluso le he prestado un novio de Lugo, que ya es mucho prestar (risas).
 También echando mano del contexto familiar propio creaste el lenguaje para tu novela. Por ejemplo de ahí nace el título de obra.
En todas las familias hay expresiones y frases repetidas que funcionan como un código íntimo. Puede ser una frase hecha del tipo: “ancha es Castilla” o ingeniosa, por ejemplo mi abuela siempre decía “tener un hijo es como tener una sartén siempre al fuego”. Cuando te vas de casa, esas frases, lo mismo que algunos objetos, un avión de juguete, o un sabor, un postre especial… se convierten en símbolos de algo. Son lo único que nos queda de un mundo perdido. Pero prefiero que el lector descubra por sí mismo su significado.
Supongo que con esta obra más que nunca queda patente lo que sueles decir a menudo: “Los escritores son seres vampíricos”.
Empezó su novela pregntándose "¿por qué las mujeres que
escriben son peligrosas. 
Sí, claro.  Somos cazadores.
El Londres que es el escenario de tu novela posee especial significación para ti.  ¿Por qué?  Es más hay una postal que acompaña al libro que ha calado mucho en tu mundo interior y que por esa razón quisiste compartirla con tus lectores.
Es el metro de Picadilly el día de Navidad de 1940. Esa noche se esperaba el peor ataque de la aviación alemana y todo el mundo acude al refugio del metro, familias con niños de la mano con sus gorros de Papa Noel y sus cestas de picnic, hay un mantel de rayas todo a lo largo del andén. Es el espíritu de la resistencia: pueden bombardearnos pero no quitarnos nuestras costumbres. Hay una escena de la novela que transcurre ahí, por eso he querido incluirla en el libro.
¿Sigues volviendo a Inglaterra buscando ese espíritu o esa mística que destacas del pasado?
Bueno, ese mundo es una especie en extinción, sobre todo después del Brexit. Pero Londres sigue siendo  una ciudad fascinante a la que siempre me gusta volver.
Eres una escritora a la que le gusta abordar el género histórico exenta de sentido reverencial, huyendo del exceso de erudición, con aires desmitificadores, ¿qué te aporta serlo? ¿Qué ventajas le ves?
La escritora durante la presentación de su novela en Valencia. 
Al ser historiadora me resulta fácil documentarme, sé dónde encontrar lo que busco. Supongo que es una ventaja. Y respecto a la erudición, creo que es un peso que debe llevar el escritor, no el lector. No  me gusta poner el lenguaje de tiros largos. Me gusta escribir las novelas en camiseta y vaqueros, sin demasiadas subordinadas y con pocos adverbios. Quiero que mis lectores se sientan cómodos.
Estás cosechando magníficas críticas tanto o más que tus anteriores obras, sin embargo evidencias tu molestia cuando crees detectar esas ‘de perdonavidas’. ¿En verdad has tenido de aquellas?
La verdad es que los críticos siempre me han tratado bien. De momento.  Supongo que lo diría por un sector anquilosado de la crítica, viejos dinosaurios,  que hace algún tiempo, cuando yo empecé, consideraban que si un libro era ameno, ágil  y  tenía muchos lectores, entones no podía ser buena literatura, porque, en su opinión, la literatura difícil, minoritaria y poco leída era la única que valía la pena. Afortunadamente este prejuicio elitista se ha caído por su propio peso. La Ley de la Gravedad nunca falla.
Este libro marca tu vuelta con editorial Planeta, sin duda alguna, con éxito y grandes planes, Susana.
Ya veremos...  Pero sí, tener una buena editorial que te respalde es muy importante para cualquier escritor
Y para no perder la costumbre, ¿qué hace una gallega en Valencia?
(Risas) Bueno… esa sería otra novela.

Si desean saber más de la autora y su obra
pueden pinchar
los siguientes enlaces:
https://es.wikipedia.org/wiki/Susana_Fortes
https://www.planetadelibros.com/autor/susana-fortes/000004121
https://www.facebook.com/susana.fortes.56



viernes, 1 de diciembre de 2017

María del Carmen Aranda: “Ser mujer no es fácil incluso en los países que llamamos civilizados”


Sus viajes enriquecieron su alma y ampliaron su visión del mundo. En la medida que fue conociendo gente de diversas  latitudes, pudo comprobar que no era tan distinta a otros y que había muchas más cosas en común que diferencias. Pudo verse reflejada en ellos. Se reconoció como ciudadana de todas partes.   Y la literatura, que descubrió siendo pequeña, la acompañó  en esas travesías que no fueron sino un retorno a sí misma y una perenne incursión en territorios humanos.  Esta es la historia resumida de María del Carmen Aranda, una narradora, poeta y comunicadora, que se enorgullece de ser mujer, pero da libertad a su niña interior. 
La obra con la que se dio a conocer
Manifestaste tu pasión por la literatura desde pequeña, pero la vida te llevó por otros derroteros; sin embargo, el viajar por trabajo a diversas partes del mundo, te hizo más sensible y creativa a la hora de enfrentarte a la escritura y plasmar tus ideas y sentimientos, ¿lo ves de esa forma, María?
Sin duda, Elga. El viajar, conocer lugares nuevos, diferentes culturas, personas de ideologías distintas a lo que habitualmente nos rodea, nos cambia la perspectiva del mundo. A mí personalmente me ha fortalecido dándome más seguridad a enfrentarme a nuevos retos y desafíos, a comprender que las cosas no son tan complicadas como muchas veces las vemos. El viajar ayuda a comprender a los demás y crea lazos difícilmente rompibles.
He sido muy afortunada pues he tenido la suerte de viajar gracias a mi profesión. Cada viaje ha sido una gran experiencia que me ha enriquecido y ayudado a comprender aún más a las personas. No todos podemos pensar de igual manera cuando nuestras circunstancias y vivencias van por derroteros distintos, pero cuando conoces sus circunstancias y el medio en el que viven puedes comprender ciertas cosas que de otra manera te resultaría difícil aceptar.
Sin embargo, tu destino de viajera e inmigrante se puso en marcha cuando contabas con tan solo tenías cinco años. Tu familia se estableció Biel/Bienne (Suiza) y viviste en carne propia la experiencia de la adaptación e integración, pero otro hecho marcó antes tu existencia a escasos días de llegar, ¿por qué fuiste devuelta a España?
Mis padres como otros muchos españoles, salieron de España destino Suiza acogiéndose a los convenios bilaterales firmados por el Instituto Español de Emigración (IEE), que se firmaron con Suiza en el 1961, siendo la Confederación Helvética, durante los años 1962 y 1977 la que mayor volumen de inmigrantes recibió en Europa.
Un libro para vernos por dentro 
Al poco tiempo de encontrarnos instalados en esa bella tierra, un policía llamo a la puerta de casa haciendo una serie de preguntas sobre nuestra situación, casa, trabajo, escuela…
Todo estaba correcto a excepción del colegio que aún no habían encontrado lo que buscaban para mí, por lo que las palabras del policía fueron: “Esta niña no puede estar aquí hasta que no tenga asignado el centro escolar”, motivo por el cual me devolvieron como un “paquetito” a casa de mis abuelos y de allí a casa de mis tíos donde conviví con mis primos durante un tiempo, ello ayudo a mis padres a establecerse mejor.
Me llevaron de vuelta a Suiza al poco tiempo y realicé mis primeros estudios durante cuatro años hasta que mis padres decidieron volver a España. Fue una gran experiencia la que viví, por lo que Suiza para mí es muy especial y la siento muy profundamente.
De vuelta a España hiciste el proceso a la inversa, recordar lo olvidado y retomar la vida donde se dejó, es aquí donde te enfrentas a la literatura y se produce un suceso digno de destacar con tu profesora.  ¿A propósito te sigue gustando Azorín?
Sí, fue duro dejar mi colegio de Biel/Bienne, mis amigos, los paseos por los lagos helados y las caminatas por las montañas. Al llegar a Madrid, me encontré con un mundo totalmente diferente, nuevos amigos, costumbres y por supuesto un nuevo sistema educativo. Todo me parecía extraño.
Por ejemplo, en la escuela dejábamos los zapatos en la entrada del colegio y nos poníamos unas zapatillas, la leche y la prensa la dejaban en la puerta de casa y en general las reuniones familiares y de amigos se desenvolvían en casa, la calle se frecuentaba poco.
Prosa y poesía juntos 
Aquí en España todo era diferente, me llamaba mucho la atención el tono alto al hablar, los papeles en el suelo en las tabernas y bares de Madrid y ver los jamones colgados en algunos restaurantes, pero también era más alegre y la gente más comunicativa y como no, la integración fue rápida, los niños enseguida hacen amigos.
En cuanto a tu pregunta sobre Azorín… (jajaja…) claro que me sigue gustando; este novelista español de la generación del 98 me marco bastante, creo que fue su novela Los Pueblos la que desarrollé tanto en clase haciendo un resumen del libro que la profesora no veía el final y me pidió en varias ocasiones que lo resumiese.
 -Está muy bien María del Carmen, pero resúmelo un poquito más –me decía-.
 Me repitió lo mismo cuatro o cinco veces hasta que llegó un momento que yo no sabía cómo resumir lo que había escrito. La narración trataba de unas fiestas en un pueblo donde los niños conseguían un premio si lograban subir a lo alto de una cucaña (un palo alto y ensebado dificilísimo de trepar), situado en el centro de la plaza mayor de un bonito pueblo. Bailes, vaquillas, concursos y mucha alegría era lo que se desprendía de aquel pueblo y aquellas fiestas, así que indignada por no saber cómo recortar mi redacción, le entregué una hoja con la siguiente nota:
Redacción:
El niño sube al palo y baja.
FIN
Firmado: María del Carmen Aranda
Y así fue como zanjé el tema, mi profesora al leerlo sonrió y no hubo más comentarios.
Reconozco que aquello me marco de alguna manera ya que en muchas ocasiones intento resumir los escritos lo máximo posible.
Esta es la famosa anécdota del libro de Azorín que nunca olvidaré.
¿Se podría decir que ese fue tu momento de revelación con la escritura?  Lo situó en ese día porque luego comenzaste a escribir una serie de poemas y relatos que ibas guardando en un cajón.  ¿Es verdad que aún los conservas y que no te deshaces de ellos por nostalgia? ¿Qué poesía o relato de esos rememoras con especial cariño?
Le pone mucha ilusión a sus proyectos
Sí, a partir de ese momento tan marcado, comencé a escribir algunos poemas, cortos relatos de adolescente invocando al amor, la justicia… los iba guardando en el cajón de sastre y por vergüenza nunca le dije a nadie que me gustaba escribir. Durante años los guarde y es verdad que aún los tengo, papeles amarillentos, recortados, otros con el bolígrafo o tinta corrida. Escribía en cualquier sitio y ahora, cuando los releo surge una sonrisa en mi cara. Los recuerdos de aquel entonces se reavivan y rememoro lo que sentía en aquellos momentos cuando lo escribía.
Todos ellos tienen un especial significado, pero hay uno que escribí a una anciana, una señora que aún la recuerdo, era regordeta y con el pelo muy blanco, siempre lo llevaba muy estirado, recogido con un moño, era amable y muy cariñosa, pero un día, sin previo aviso, nos dejó definitivamente, era la abuela de una amiga y le escribí un pequeño poema que aún guardo con muchísimo cariño.
No necesitas ver a una persona diariamente para que marque tu vida, hay personas que han pasado por mi vida como un soplo y las llevo y llevaré siempre conmigo, en mí corazón.
Mientras cursabas estudios en la Universidad Complutense de Madrid y en Londres, ¿dónde estuvo la literatura?  ¿Qué hiciste con tu pasión por los relatos y poemas?  No estudiaste nada que tuviera que ver con ellos. Te decantaste por el Comercio Exterior.
Me examiné de selectividad en la Universidad, y me fui a Londres para aprender inglés. Mi idea era estudiar filología inglesa, pero decidí viajar. A mi regreso, lo que hice fue Comercio Exterior; la literatura estaba aparcada en un lugar de mi alma, no estudié nada que tuviese que ver con ella, la lectura era lo que me acompañaba, lo que sí sentía era una gran necesidad de escribir, me gustaba Lobsang Rampa, Richard Bach, Wayne Dyer… y en poesía leía a Jorge Manrique, Antonio Machado, García Lorca, Miguel Hernandez, etc…
Fíjate como son las cosas que lo que más me gustaba era la escritura, la pintura, el arte en general y me especialicé en números, en la logística en el área de la administración comercial, en comercio exterior. Mi mente ha estado siempre dividida, como el programa de TV “Cifras y Letras” cifras de 9:00 a.m. a 18:00p.m. y letras de 19:00p.m. en adelante.
Su hija Sandra Blanca Aranda, ilustró su libro La 5ta. Clave
Tengo entendido que durante tu paso por Inglaterra, te animaste a publicar. No uno sino tres de libros: Flores Nuevas (2006), Cálida Esperanza (2008) o Palabras Indiscretas (2008), tres obras que concitaron la atención de la crítica y el público, ¿Por qué esperaste tanto? ¿Qué ocurrió para que esto fuera posible?
Intenté publicar antes y me fui a varias editoriales simplemente a modo de consulta, creo que debido a mi inexperiencia y juventud no me tomaron en serio y me dieron unos precios inalcanzables, no sabía dónde dirigirme ni a quién consultar, esto fue otro golpe para que de nuevo guardase todos los escritos en el familiarizado cajón de sastre.
Todo tiene su momento, muchas veces queremos hacer cosas nuevas, pero nos falta seguridad y fuerza para afrontar los comentarios y críticas; si realmente queremos algo, siempre llega ese momento especial en el que tienes que tomar la decisión y afrontar las responsabilidades, es mejor intentar alcanzar los sueños, aunque no salgan como queremos, que pensar: tuve que hacerlo y no lo hice. Un día decidí que presentaría mis obras en algunas antologías y a partir de ese momento comenzó mi periplo con la escritura, me sentía desbordada en felicidad y satisfacción. 
A partir de entonces, comenzaste a publicar a regularidad, el 2008 también publicaste  Flores entre escombros, un relato biográfico que toca el tema de la situación de los niños en la posguerra española, hay heridas que todavía sangran y cicatrices que siguen doliendo, ¿no es así, María?
Aquella fue una época muy dura en España. Una guerra civil donde se enfrentaban hermanos contra hermanos y una más dura posguerra de hambre y estrecheces. Los niños eran llevados en trenes a otros países de donde la mayoría nunca volvieron, otros fueron trasladados en camiones, familias partidas, hermanos separados sin saber dónde estaban unos y otros. La gente moría en las calles porque no tenían nada para comer, la miseria era la reina en un país destruido por su propio pueblo y el miedo a ser fusilado o encarcelado era el rey que habitaba en todos los corazones.
Con el tiempo se entrevistó con uno de estos niños
que padecieron el horror de la guerra civil 
Se ha hablado muchos de la guerra civil y la pos-guerra, pero no se ha escrito nada sobre lo que vivieron y sintieron los niños, el pueblo, ellos fueron los verdaderos héroes. Mi objetivo al escribir este libro era dar a conocer esos sentimientos y esas vivencias. Los niños lo vivieron con los ojos de la inocencia, con la ilusión de un mañana diferente y no fueron en muchos casos conscientes de su propia realidad. Las vicisitudes de su día a día y el cansancio, les hacía soñar y olvidar lo vivido al caer la noche.
El Historiador D. Manuel García Muñoz en la presentación del libro, comentó que los hechos narrados son una viva imagen de lo que se vivió en España, hasta incluso dos de los personajes de los que hablo en el libro de Flores entre Escombros, cuyos hijos y sus vidas se entremezclaron con la de mi madre, están incluidos en dos libros de este gran historiador dedicándoles en el caso de la “Paragüera” (personaje de mi libro) un capítulo entero en el suyo.  Me parece increíble las casualidades de esta vida. Al conocer a Manuel García Muñoz, he podido descubrir los motivos de los encarcelamientos de estos dos personajes, pero lo más bonito de todo, es que hubo, a pesar de todo, humanidad en ambos bandos de la guerra y posguerra tal y como describo la historia de estos niños en el libro, con un final inimaginable y real.
He incluido alguna fotografía donde aparece un niño que he conseguido localizar hace poco tiempo y hablar con él. Este niño actualmente residente en Palma de Mallorca y recuerda acontecimientos relatados en el libro. Se emocionó al verse en una fotografía 70 años después.
Decirte también que el psicólogo español y defensor del menor D. Javier Urra, al leer el manuscrito me dio todo su apoyo escribiendo el prólogo.
Deberíamos aprender la lección y mantenernos unidos, pero como dice el refrán, “el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. Las heridas están cerradas, pero hay todavía a quienes no les ha cicatrizado del todo.
El año siguiente, 2009, aparece otro poemario Impresiones y Recuerdos y en 2010 La 5ta Clave. Encuentra lo que siempre has buscado, que podría encajar en la categoría de autoayuda o espiritual, ¿qué perseguías con un libro de esta naturaleza? ¿Cómo una escritora aborda este tipo de temas?  Lo digo por el prejuicio que existe hacia estos libros por parte de autores 'serios'.  E incluyo también a cierto tipo de lectores que arrugan la nariz cuando se le menciona este tipo de literatura.
La 5ª Clave. Encuentra lo que siempre has buscado, es un libro divertido en el que una serie de personajes especiales que nada tienen que ver los unos con los otros, (un paraguas, unas ancianas, un conejo, un niño, una osita y un pequeño mono) inician un viaje juntos con un único objetivo: la búsqueda de 5 flores alrededor de los 5 continentes. Cada flor representará un valor del ser humano, pero no tiene nada que ver con la espiritualidad. Este libro, nos habla de que trabajando en equipo los logros son mayores, que si tenemos un sueño debemos perseguirlo y que con tenacidad lo lograremos siempre y cuando creamos verdaderamente en él.
El audio de su libro Las ventanas del mundo está  disposición de los
usuarios de la ONCE
Los seres humanos tenemos muchas capacidades y un gran valor que muchas veces no queremos reconocer y en este libro intento mostrar que la paciencia, constancia y un pensamiento positivo como el que tienen estos aventureros de la 5ª clave, te llevará mucho más lejos que la negatividad. Nada es lo que parece. Nadie es más que nadie pues todos en este mundo tenemos algo que enseñar y mucho que aprender.  
Debemos reforzarnos mediante la confianza y sentirnos únicos, porque realmente lo somos.
Yo diría que es un libro que te hace reflexionar mediante las aventuras por las que atraviesan los personajes. Un viaje al Norte de África en busca de la flor del Baobab ( la flor del amor representada por la inocencia de un niño), o al gran salar de Uyuni en Bolivia en busca de la flor de la paciencia ( un paraguas que no debe cerrar sus ojos, pues dejaría pasar la oportunidad de su vida), a las montañas amarillas de China mostrando que la honestidad siempre tiene su recompensa, etc… cinco historias entre el mundo real y la fábula, un equipo dispar persiguiendo un sueño que finalmente logran alcanzar a pesar de los contratiempos que les surgen en su camino.
Cada uno de nosotros tenemos en nuestro interior a un niño y es, ese niño el que debe primar sin tener miedos.
Como curiosidad, te diré que los personajes del libro, tanto el niño, como las abuelas y Martín,  fueron primero dibujados, después Sandra Blanca “ilustradora del libro” los hizo en barro y los pintó dándoles color y vida, para después fotografiarlos. Los tengo guardados en una cajita y forman parte de la familia.
Junto a Sister Yajunti en Madrid 
En 2014 sorprendes con Las Ventanas del Mundo, una novela visionaria, futurista y llena de fantasía donde plasmas tu espíritu crítico e inconformista sobre un mundo remoto que no lo es tanto debido a los acontecimientos actuales, al respecto has manifestado que quieres ser optimista y tener fe en el ser humano, pero que el estado de las cosas en el planeta te angustia. Hay que buscar a cada momento rastros de bondad en la gente para darnos ánimo, ¿te pasa, María?
He sentido y siento muchas veces la impotencia en mi piel, ver tanta injusticia, la pobreza y miserias frente a las riquezas desbordantes. Comencé a escribir indignada sobre la situación actual, el maltrato a la naturaleza, la manipulación en la educación, en la alimentación, en los medios informativos, información que nos suministran en bandeja de plata bien condimentada para que no se nos atragante lo que nos ofrecen. En fin, un lavado de cerebro a la población para que no seamos capaces de dar problemas a los pocos que dirigen el mundo, y es que como dijo Francis Bacon: “El conocimiento es poder y cuánto mayor desconocimiento tengamos menos conflictivos seremos y mejor podrán manipularnos”.
En Las Ventanas del mundo, los personajes se fueron haciendo con ese poder dirigiendo sus propias vidas. Los situé en un presente y se trasladaron a un futuro próximo donde todas nuestras acciones de hoy serán el resultado de un mañana surgiendo nuevas civilizaciones.
Te contaré un pequeño secreto y es que me enamoré de mi propio personaje al que llamé Urus.
Un personaje casi perfecto al que le tenía preparado un final inesperado y él se negaba a aceptarlo. Finalmente un día llegamos a un acuerdo y conseguí un gran final para el libro, curioso, ¿verdad?
Reconocimiento de la Asociación de Escritores de
Madrid
Foto by Z Camera
En este libro, aparecerán los Temuranos defendiendo la tecnología (mi querido amigo Urus), custodiando secretos del ayer y los Toekom (Magali), personas que se basan en una vida sencilla, comiendo de lo que siembran y utilizando el quinto sentido, sentidos que vamos olvidando debido precisamente a la tecnología que nos invade. Un mismo mundo de ideologías distintas y con un mismo instinto de supervivencia. Un amor que surge entre dos civilizaciones opuestas y una trama dirigida hacia unos niños de inteligencia superior.
Aparecerán también los Huacas, personajes de gran sensibilidad destinados a los trabajos menos favorecidos y cuya apariencia debido a la alimentación, hacen que sean alejados del resto de la población. Las nuevas formas de vida que tendremos en el futuro, alimentación, vestimenta y conducta es el eje de esta novela unido a la manipulación que se ejerce a los no poderosos difícil de extinguir.
Hay mucha bondad en lo que nos rodea y debemos defenderla, lo que ocurre es que muchas veces nos avergüenza demostrarla. Ver sólo lo negativo sería tirar la toalla y eso es lo último que deberíamos hacer.   
Te sientes orgullosa de ser mujer y tu voz se eleva siempre que hay que defender a las compañeras, por eso no dudaste en manifestar tu indignación y protesta con un poema contra los crímenes de Ciudad Juárez. Háblanos sobre Silencio y lo que significa para ti ser mujer en estos tiempos tan convulsos.
Me siento muy orgullosa de ser mujer. He conocido a muchas mujeres muy valientes cuyas vidas a pesar de haber sido destrozadas, sesgadas, han salido adelante a base de mucho esfuerzo y tesón, porque amaban la vida y porque la esperanza siempre las acompañó. Esos testimonios me han dado fortaleza.
En Puerto Rico en el I Congreso Mundial de escritores conocí a varias mujeres poetas procedentes de Argentina, México, Brasil y del mismo Puerto Rico cuyas vidas eran admirables.
Ser mujer no es fácil incluso en los países que llamamos civilizados y en los que existe la democracia, imagínate ser mujer en países donde la mujer no tiene ni el derecho a mirar libremente sin tener que ocultar sus ojos. Mujeres que tienen que compartir una misma habitación con sus hijos y otras mujeres, obligadas por su marido; mujeres secuestradas, violadas sin ningún apoyo jurídico ni legal. Sí, me siento orgullosa de ser mujer y poner mi voz en todas aquellas gargantas ahogadas y silenciadas.
Debemos ser fuertes y sentirnos fuertes para luchar contra la lacra del machismo.
Mi poema “Silencio” es una denuncia a los crímenes que se cometen en Ciudad Juárez y otros muchos lugares a mujeres inocentes, nos matan simplemente por ser mujer.

SILENCIO EN CIUDAD JUÁREZ

Y la noche dejó paso al alba de la madrugada,
cuando María, Daniela, Cristal y otras muchas más,
abrieron sus ojos a la tímida luz de la mañana.
Era tan difícil luchar.
Enajenación y locura rodeaban el lugar.
No podían, ni siquiera imaginar el miedo.
Fue, un simple cromosoma lo que las sentenció,
siendo maltratadas de por vida,
ávidas al fino cuchillo de la ira y cobardía
Hombres impotentes, vestidos de hiel, protegidos por capas de hielo, fríos e inertes.
-Y ellas gritaban-
 ¡Señores del mundo, ustedes que pueden, hagan algo, paren esto!
Sus gritos rasgaron la noche surgiendo finos jirones de silencio.
El alba se había marchado y la noche se adueñó del miedo.
Mañana, María ya no abrirá sus ojos a la tímida luz de un fugaz lucero.
María, ya no será acariciada por el suave beso del cálido viento.
Mañana, sólo quedará su recuerdo custodiado por un nombre:
“el del silencio”

En 2015 salió a la luz Como ser escritor y no morir en el intento, un libro coral donde quince autores cuentan sus experiencias como escritores, ¿cómo surgió la idea? ¿Qué pretendías 'contar' exactamente? ¿Quiénes participaron en esta obra? ¿Cómo lo elaboraste?
Sus experiencias como escritora en esta obra
coral 
La idea surgió a través de la propia editorial dado que en congresos o presentaciones de nuestros libros siempre surgía alguna anécdota, (seguro que tú también habrás vivido más de una), pues bien, la editorial nos convocó a 15 de sus autores y nos pidió que contásemos nuestras experiencias literarias y anécdotas ocurridas a lo largo de congresos, encuentros literarios, jornadas de trabajo de literatura, etc…
En una de mis primeras publicaciones, hablando con un amigo le dije: “Mira lo que he escrito”- él con una sonrisa terciada me respondió: “Esa que escribe no eres tú, pero se llama igual que tú”-  y soltó una carcajada.
Transcurrido un tiempo, le enseñé la contraportada del libro donde venía mi foto y se quedó pálido.  ¿Pero esa eres tú?, me dijo.  Nos reímos mucho cada vez que recordamos la anécdota.
Por ejemplo, otra de ellas, fue el encontrarnos varios escritores después de terminar un encuentro literario que tuvimos en Borja (Zaragoza), junto al Alcalde y teniente alcalde de aquella localidad en un cementerio para realizar una ofrenda floral.
La ofrenda se la hacíamos al literato local Braulio Foz y a Valentina Ventura, heroína de Ramón J. Sender y protagonista de 'Las Crónicas del Alba' allí junto al alcalde del municipio, Miguel Arilla Andía y el Primer Teniente de Alcalde D. Juan María de Ojeda, nos acompañaron los escritores Jordi Siracusa y Juan Martín allí  Salamanca, fue una experiencia un tanto extraña, entrañable e inolvidable o lo ocurrido en el hotel encantado, en Güimar (Finca la Raya). Son muchas historias todas ellas con un encanto especial.
Tras la publicación de este libro, salió a la luz Susurros al Aire. Un libro que recoge un elenco de relatos cortos y poemas donde consigo entrelazar prosa y narrativa, captando desde el primer instante la atención del lector.
Debo decirte que tanto la portada como las ilustraciones interiores de este libro al igual que el de La 5ª Clave. Encuentra lo que siempre has buscado, han sido hechas por mi hija Sandra
Cada relato de este libro (Susurros al Aire) comienza con una cita de un personaje célebre y terminando el relato con una moraleja. Son historias contadas a modo de fábula de nuestra vida diaria.
Como en un cuento se narran historias como la de Erdo, un emigrante de la costa de Marfil a quien cortaron sus piernas por motivos políticos y tuvo que salir de su país para poder salvar su vida.
Poemas como “Mi beso robado” traducido al árabe y el relato “Luchas de elefantes” traducido al ruso. Hay un refrán africano que dice: Cuando dos elefantes luchan es la hierba la que sufre. Este libro tiene mucho de mí, la mayoría son relatos que fui escribiendo para la revista  “Otro Mundo es posible” en mi espacio el rincón de Carmen. Los susurros que el viento lleva a todos los lugares y que muchas veces no son escuchados.
Conduce el programa La Magia de la Palabra 
Eres una escritora sencilla, solidaria y que toma muy en serio su rol de escritora, de ahí los numerosos reconocimientos que has recibido en el extranjero. Puedo citar como ejemplos: la Medalla a la Excelencia Cultural 2016 (Orlando, Estados Unidos), medalla reconocimiento mundial Cesar Vallejo 2015 (Mayagüez, Puerto Rico), homenaje de la Comunidad Poética de Catamarca 2014 (Argentina), entre otros, ¿qué piensas del camino recorrido cuando tus colegas te premian y felicitan?
Es algo hermoso, una sensación muy placentera que me gusta disfrutarla en soledad, pero lo que más me llena es sentir el calor y cariño del lector, sentir la ilusión de los niños cuando hemos realizado concursos de relatos en centros escolares, sus miradas, su entusiasmo, eso es algo precioso. He tenido que contener en más de una ocasión las lágrimas de la inmensa felicidad que he sentido al estar rodeada de ellos.
Pero quiero destacar que eres Embajadora Universal de Paz en España del Círculo de Embajadores con sede en Ginebra-Suiza / París-Francia, complicada misión, María. ¿Por dónde comenzamos? Mabel Katz, una conocida conferencista, manifiesta que la paz comienza con un mismo, ¿estás de acuerdo?
Totalmente de acuerdo, no puedes enseñar algo que desconoces. Los gestos sencillos son muchas veces los que más calan el alma; deberíamos ponernos en el lugar del otro, escucharle, no juzgar precipitadamente pues siempre detrás hay una historia que nos sorprendería saber.
Las pequeñas buenas acciones que realicemos a nuestro alrededor son como un boomerang.
Hay un refrán que dice: “Manos que no dais ¿Qué esperáis?”.  En muchas ocasiones una mirada de esperanza es el gran regalo.
Tras la presentación del libro Cómo ser escritor y no morir en el intento en
Real Academia de la Lengua en Valencia 
Eres Directora de la sección radiofónica La Magia de la Palabra, que se emite vía Radio Enlace 107.5 FM Madrid (España), ¿cómo surge este proyecto? ¿Cuánto tiempo llevas conduciendo este programa? ¿Cuál es el propósito de tu programa?
Todo surgió cuando Juan, periodista de Radio Enlace me hizo una entrevista. Una vez terminada continuamos charlando surgiendo la idea de tener mi propio programa, la verdad es que me pareció una idea fantástica. “¿Por qué no?”, me pregunté. Presenté mi propuesta y fue aceptada por el comité. No tenía ni idea de cómo se funciona en una emisora de radio, pero cuando te gusta algo enseguida le coges el tranquillo y me puse en marcha.
La Magia de la Palabra nació hace dos años y ahí continuamos todos los lunes de 11: am a 12 am. haciendo entrevistas a autores nóveles y consagrados, fotógrafos, pintores y actores/actrices, cantantes … todo lo relacionado con el arte con mayor
peso lógicamente en literatura.
¿Cómo funciona la magia de la palabra de María del Carmen Aranda? ¿A dónde quiere llegar con ella?
Funciona de un modo muy sencillo, hago entrevistas a autores nóveles y consagrados, fotógrafos, pintores, actores/actrices, cantantes, etc.  Todo lo relacionado con el arte, con mayor peso, lógicamente en literatura; anunció eventos, presentaciones e intento en la medida de lo posible promocionar al autor que ya bastante difícil lo tenemos por lo que siempre una ayuda en la promoción y publicidad de nuestras obras nos viene bien.
La palabra es magia, Elga. Fíjate cuando hablas con alguien, el lenguaje corporal que se utiliza al decir las cosas, las palabras y el tono puede hacer enfadar a una persona o calmarla.
Las palabras contienen magia y al estar escritas aún más pues nos trasladas a infinitos lugares desconocidos, a volar con nuestra imaginación sin condiciones de vuelta, soñar, aprender en todos los sentidos.
Hay muchos autores desconocidos que tienen muchas e importantes cosas que contar y enseñarnos y ahí entro yo. En este programa no se limita lo que se quiera decir o expresar, el entrevistado es libre para expresarse siempre y cuando no hiera con sus palabras.
La magia de la palabra es un programa abierto para el que quiera participar y expresarse.

Si desean saber más de la autora y su obra
pueden pinchar en:
http://maria-del-carmen-aranda.webnode.es/
http://mariadelcarmenaranda.blogspot.com.es/