Puedes adquirir mi nueva novela Y te diste la media vuelta en la librería Soriano de Valencia o a través de su web para toda España.También lo pueden hallar en papel en la librería Bravo de Fuenlabrada (Madrid). Venta en Perú: librería El Virrey de Miraflores.

viernes, 1 de diciembre de 2017

María del Carmen Aranda: “Ser mujer no es fácil incluso en los países que llamamos civilizados”


Sus viajes enriquecieron su alma y ampliaron su visión del mundo. En la medida que fue conociendo gente de diversas  latitudes, pudo comprobar que no era tan distinta a otros y que había muchas más cosas en común que diferencias. Pudo verse reflejada en ellos. Se reconoció como ciudadana de todas partes.   Y la literatura, que descubrió siendo pequeña, la acompañó  en esas travesías que no fueron sino un retorno a sí misma y una perenne incursión en territorios humanos.  Esta es la historia resumida de María del Carmen Aranda, una narradora, poeta y comunicadora, que se enorgullece de ser mujer, pero da libertad a su niña interior. 
La obra con la que se dio a conocer
Manifestaste tu pasión por la literatura desde pequeña, pero la vida te llevó por otros derroteros; sin embargo, el viajar por trabajo a diversas partes del mundo, te hizo más sensible y creativa a la hora de enfrentarte a la escritura y plasmar tus ideas y sentimientos, ¿lo ves de esa forma, María?
Sin duda, Elga. El viajar, conocer lugares nuevos, diferentes culturas, personas de ideologías distintas a lo que habitualmente nos rodea, nos cambia la perspectiva del mundo. A mí personalmente me ha fortalecido dándome más seguridad a enfrentarme a nuevos retos y desafíos, a comprender que las cosas no son tan complicadas como muchas veces las vemos. El viajar ayuda a comprender a los demás y crea lazos difícilmente rompibles.
He sido muy afortunada pues he tenido la suerte de viajar gracias a mi profesión. Cada viaje ha sido una gran experiencia que me ha enriquecido y ayudado a comprender aún más a las personas. No todos podemos pensar de igual manera cuando nuestras circunstancias y vivencias van por derroteros distintos, pero cuando conoces sus circunstancias y el medio en el que viven puedes comprender ciertas cosas que de otra manera te resultaría difícil aceptar.
Sin embargo, tu destino de viajera e inmigrante se puso en marcha cuando contabas con tan solo tenías cinco años. Tu familia se estableció Biel/Bienne (Suiza) y viviste en carne propia la experiencia de la adaptación e integración, pero otro hecho marcó antes tu existencia a escasos días de llegar, ¿por qué fuiste devuelta a España?
Mis padres como otros muchos españoles, salieron de España destino Suiza acogiéndose a los convenios bilaterales firmados por el Instituto Español de Emigración (IEE), que se firmaron con Suiza en el 1961, siendo la Confederación Helvética, durante los años 1962 y 1977 la que mayor volumen de inmigrantes recibió en Europa.
Un libro para vernos por dentro 
Al poco tiempo de encontrarnos instalados en esa bella tierra, un policía llamo a la puerta de casa haciendo una serie de preguntas sobre nuestra situación, casa, trabajo, escuela…
Todo estaba correcto a excepción del colegio que aún no habían encontrado lo que buscaban para mí, por lo que las palabras del policía fueron: “Esta niña no puede estar aquí hasta que no tenga asignado el centro escolar”, motivo por el cual me devolvieron como un “paquetito” a casa de mis abuelos y de allí a casa de mis tíos donde conviví con mis primos durante un tiempo, ello ayudo a mis padres a establecerse mejor.
Me llevaron de vuelta a Suiza al poco tiempo y realicé mis primeros estudios durante cuatro años hasta que mis padres decidieron volver a España. Fue una gran experiencia la que viví, por lo que Suiza para mí es muy especial y la siento muy profundamente.
De vuelta a España hiciste el proceso a la inversa, recordar lo olvidado y retomar la vida donde se dejó, es aquí donde te enfrentas a la literatura y se produce un suceso digno de destacar con tu profesora.  ¿A propósito te sigue gustando Azorín?
Sí, fue duro dejar mi colegio de Biel/Bienne, mis amigos, los paseos por los lagos helados y las caminatas por las montañas. Al llegar a Madrid, me encontré con un mundo totalmente diferente, nuevos amigos, costumbres y por supuesto un nuevo sistema educativo. Todo me parecía extraño.
Por ejemplo, en la escuela dejábamos los zapatos en la entrada del colegio y nos poníamos unas zapatillas, la leche y la prensa la dejaban en la puerta de casa y en general las reuniones familiares y de amigos se desenvolvían en casa, la calle se frecuentaba poco.
Prosa y poesía juntos 
Aquí en España todo era diferente, me llamaba mucho la atención el tono alto al hablar, los papeles en el suelo en las tabernas y bares de Madrid y ver los jamones colgados en algunos restaurantes, pero también era más alegre y la gente más comunicativa y como no, la integración fue rápida, los niños enseguida hacen amigos.
En cuanto a tu pregunta sobre Azorín… (jajaja…) claro que me sigue gustando; este novelista español de la generación del 98 me marco bastante, creo que fue su novela Los Pueblos la que desarrollé tanto en clase haciendo un resumen del libro que la profesora no veía el final y me pidió en varias ocasiones que lo resumiese.
 -Está muy bien María del Carmen, pero resúmelo un poquito más –me decía-.
 Me repitió lo mismo cuatro o cinco veces hasta que llegó un momento que yo no sabía cómo resumir lo que había escrito. La narración trataba de unas fiestas en un pueblo donde los niños conseguían un premio si lograban subir a lo alto de una cucaña (un palo alto y ensebado dificilísimo de trepar), situado en el centro de la plaza mayor de un bonito pueblo. Bailes, vaquillas, concursos y mucha alegría era lo que se desprendía de aquel pueblo y aquellas fiestas, así que indignada por no saber cómo recortar mi redacción, le entregué una hoja con la siguiente nota:
Redacción:
El niño sube al palo y baja.
FIN
Firmado: María del Carmen Aranda
Y así fue como zanjé el tema, mi profesora al leerlo sonrió y no hubo más comentarios.
Reconozco que aquello me marco de alguna manera ya que en muchas ocasiones intento resumir los escritos lo máximo posible.
Esta es la famosa anécdota del libro de Azorín que nunca olvidaré.
¿Se podría decir que ese fue tu momento de revelación con la escritura?  Lo situó en ese día porque luego comenzaste a escribir una serie de poemas y relatos que ibas guardando en un cajón.  ¿Es verdad que aún los conservas y que no te deshaces de ellos por nostalgia? ¿Qué poesía o relato de esos rememoras con especial cariño?
Le pone mucha ilusión a sus proyectos
Sí, a partir de ese momento tan marcado, comencé a escribir algunos poemas, cortos relatos de adolescente invocando al amor, la justicia… los iba guardando en el cajón de sastre y por vergüenza nunca le dije a nadie que me gustaba escribir. Durante años los guarde y es verdad que aún los tengo, papeles amarillentos, recortados, otros con el bolígrafo o tinta corrida. Escribía en cualquier sitio y ahora, cuando los releo surge una sonrisa en mi cara. Los recuerdos de aquel entonces se reavivan y rememoro lo que sentía en aquellos momentos cuando lo escribía.
Todos ellos tienen un especial significado, pero hay uno que escribí a una anciana, una señora que aún la recuerdo, era regordeta y con el pelo muy blanco, siempre lo llevaba muy estirado, recogido con un moño, era amable y muy cariñosa, pero un día, sin previo aviso, nos dejó definitivamente, era la abuela de una amiga y le escribí un pequeño poema que aún guardo con muchísimo cariño.
No necesitas ver a una persona diariamente para que marque tu vida, hay personas que han pasado por mi vida como un soplo y las llevo y llevaré siempre conmigo, en mí corazón.
Mientras cursabas estudios en la Universidad Complutense de Madrid y en Londres, ¿dónde estuvo la literatura?  ¿Qué hiciste con tu pasión por los relatos y poemas?  No estudiaste nada que tuviera que ver con ellos. Te decantaste por el Comercio Exterior.
Me examiné de selectividad en la Universidad, y me fui a Londres para aprender inglés. Mi idea era estudiar filología inglesa, pero decidí viajar. A mi regreso, lo que hice fue Comercio Exterior; la literatura estaba aparcada en un lugar de mi alma, no estudié nada que tuviese que ver con ella, la lectura era lo que me acompañaba, lo que sí sentía era una gran necesidad de escribir, me gustaba Lobsang Rampa, Richard Bach, Wayne Dyer… y en poesía leía a Jorge Manrique, Antonio Machado, García Lorca, Miguel Hernandez, etc…
Fíjate como son las cosas que lo que más me gustaba era la escritura, la pintura, el arte en general y me especialicé en números, en la logística en el área de la administración comercial, en comercio exterior. Mi mente ha estado siempre dividida, como el programa de TV “Cifras y Letras” cifras de 9:00 a.m. a 18:00p.m. y letras de 19:00p.m. en adelante.
Su hija Sandra Blanca Aranda, ilustró su libro La 5ta. Clave
Tengo entendido que durante tu paso por Inglaterra, te animaste a publicar. No uno sino tres de libros: Flores Nuevas (2006), Cálida Esperanza (2008) o Palabras Indiscretas (2008), tres obras que concitaron la atención de la crítica y el público, ¿Por qué esperaste tanto? ¿Qué ocurrió para que esto fuera posible?
Intenté publicar antes y me fui a varias editoriales simplemente a modo de consulta, creo que debido a mi inexperiencia y juventud no me tomaron en serio y me dieron unos precios inalcanzables, no sabía dónde dirigirme ni a quién consultar, esto fue otro golpe para que de nuevo guardase todos los escritos en el familiarizado cajón de sastre.
Todo tiene su momento, muchas veces queremos hacer cosas nuevas, pero nos falta seguridad y fuerza para afrontar los comentarios y críticas; si realmente queremos algo, siempre llega ese momento especial en el que tienes que tomar la decisión y afrontar las responsabilidades, es mejor intentar alcanzar los sueños, aunque no salgan como queremos, que pensar: tuve que hacerlo y no lo hice. Un día decidí que presentaría mis obras en algunas antologías y a partir de ese momento comenzó mi periplo con la escritura, me sentía desbordada en felicidad y satisfacción. 
A partir de entonces, comenzaste a publicar a regularidad, el 2008 también publicaste  Flores entre escombros, un relato biográfico que toca el tema de la situación de los niños en la posguerra española, hay heridas que todavía sangran y cicatrices que siguen doliendo, ¿no es así, María?
Aquella fue una época muy dura en España. Una guerra civil donde se enfrentaban hermanos contra hermanos y una más dura posguerra de hambre y estrecheces. Los niños eran llevados en trenes a otros países de donde la mayoría nunca volvieron, otros fueron trasladados en camiones, familias partidas, hermanos separados sin saber dónde estaban unos y otros. La gente moría en las calles porque no tenían nada para comer, la miseria era la reina en un país destruido por su propio pueblo y el miedo a ser fusilado o encarcelado era el rey que habitaba en todos los corazones.
Con el tiempo se entrevistó con uno de estos niños
que padecieron el horror de la guerra civil 
Se ha hablado muchos de la guerra civil y la pos-guerra, pero no se ha escrito nada sobre lo que vivieron y sintieron los niños, el pueblo, ellos fueron los verdaderos héroes. Mi objetivo al escribir este libro era dar a conocer esos sentimientos y esas vivencias. Los niños lo vivieron con los ojos de la inocencia, con la ilusión de un mañana diferente y no fueron en muchos casos conscientes de su propia realidad. Las vicisitudes de su día a día y el cansancio, les hacía soñar y olvidar lo vivido al caer la noche.
El Historiador D. Manuel García Muñoz en la presentación del libro, comentó que los hechos narrados son una viva imagen de lo que se vivió en España, hasta incluso dos de los personajes de los que hablo en el libro de Flores entre Escombros, cuyos hijos y sus vidas se entremezclaron con la de mi madre, están incluidos en dos libros de este gran historiador dedicándoles en el caso de la “Paragüera” (personaje de mi libro) un capítulo entero en el suyo.  Me parece increíble las casualidades de esta vida. Al conocer a Manuel García Muñoz, he podido descubrir los motivos de los encarcelamientos de estos dos personajes, pero lo más bonito de todo, es que hubo, a pesar de todo, humanidad en ambos bandos de la guerra y posguerra tal y como describo la historia de estos niños en el libro, con un final inimaginable y real.
He incluido alguna fotografía donde aparece un niño que he conseguido localizar hace poco tiempo y hablar con él. Este niño actualmente residente en Palma de Mallorca y recuerda acontecimientos relatados en el libro. Se emocionó al verse en una fotografía 70 años después.
Decirte también que el psicólogo español y defensor del menor D. Javier Urra, al leer el manuscrito me dio todo su apoyo escribiendo el prólogo.
Deberíamos aprender la lección y mantenernos unidos, pero como dice el refrán, “el hombre es el único animal que tropieza dos veces en la misma piedra”. Las heridas están cerradas, pero hay todavía a quienes no les ha cicatrizado del todo.
El año siguiente, 2009, aparece otro poemario Impresiones y Recuerdos y en 2010 La 5ta Clave. Encuentra lo que siempre has buscado, que podría encajar en la categoría de autoayuda o espiritual, ¿qué perseguías con un libro de esta naturaleza? ¿Cómo una escritora aborda este tipo de temas?  Lo digo por el prejuicio que existe hacia estos libros por parte de autores 'serios'.  E incluyo también a cierto tipo de lectores que arrugan la nariz cuando se le menciona este tipo de literatura.
La 5ª Clave. Encuentra lo que siempre has buscado, es un libro divertido en el que una serie de personajes especiales que nada tienen que ver los unos con los otros, (un paraguas, unas ancianas, un conejo, un niño, una osita y un pequeño mono) inician un viaje juntos con un único objetivo: la búsqueda de 5 flores alrededor de los 5 continentes. Cada flor representará un valor del ser humano, pero no tiene nada que ver con la espiritualidad. Este libro, nos habla de que trabajando en equipo los logros son mayores, que si tenemos un sueño debemos perseguirlo y que con tenacidad lo lograremos siempre y cuando creamos verdaderamente en él.
El audio de su libro Las ventanas del mundo está  disposición de los
usuarios de la ONCE
Los seres humanos tenemos muchas capacidades y un gran valor que muchas veces no queremos reconocer y en este libro intento mostrar que la paciencia, constancia y un pensamiento positivo como el que tienen estos aventureros de la 5ª clave, te llevará mucho más lejos que la negatividad. Nada es lo que parece. Nadie es más que nadie pues todos en este mundo tenemos algo que enseñar y mucho que aprender.  
Debemos reforzarnos mediante la confianza y sentirnos únicos, porque realmente lo somos.
Yo diría que es un libro que te hace reflexionar mediante las aventuras por las que atraviesan los personajes. Un viaje al Norte de África en busca de la flor del Baobab ( la flor del amor representada por la inocencia de un niño), o al gran salar de Uyuni en Bolivia en busca de la flor de la paciencia ( un paraguas que no debe cerrar sus ojos, pues dejaría pasar la oportunidad de su vida), a las montañas amarillas de China mostrando que la honestidad siempre tiene su recompensa, etc… cinco historias entre el mundo real y la fábula, un equipo dispar persiguiendo un sueño que finalmente logran alcanzar a pesar de los contratiempos que les surgen en su camino.
Cada uno de nosotros tenemos en nuestro interior a un niño y es, ese niño el que debe primar sin tener miedos.
Como curiosidad, te diré que los personajes del libro, tanto el niño, como las abuelas y Martín,  fueron primero dibujados, después Sandra Blanca “ilustradora del libro” los hizo en barro y los pintó dándoles color y vida, para después fotografiarlos. Los tengo guardados en una cajita y forman parte de la familia.
Junto a Sister Yajunti en Madrid 
En 2014 sorprendes con Las Ventanas del Mundo, una novela visionaria, futurista y llena de fantasía donde plasmas tu espíritu crítico e inconformista sobre un mundo remoto que no lo es tanto debido a los acontecimientos actuales, al respecto has manifestado que quieres ser optimista y tener fe en el ser humano, pero que el estado de las cosas en el planeta te angustia. Hay que buscar a cada momento rastros de bondad en la gente para darnos ánimo, ¿te pasa, María?
He sentido y siento muchas veces la impotencia en mi piel, ver tanta injusticia, la pobreza y miserias frente a las riquezas desbordantes. Comencé a escribir indignada sobre la situación actual, el maltrato a la naturaleza, la manipulación en la educación, en la alimentación, en los medios informativos, información que nos suministran en bandeja de plata bien condimentada para que no se nos atragante lo que nos ofrecen. En fin, un lavado de cerebro a la población para que no seamos capaces de dar problemas a los pocos que dirigen el mundo, y es que como dijo Francis Bacon: “El conocimiento es poder y cuánto mayor desconocimiento tengamos menos conflictivos seremos y mejor podrán manipularnos”.
En Las Ventanas del mundo, los personajes se fueron haciendo con ese poder dirigiendo sus propias vidas. Los situé en un presente y se trasladaron a un futuro próximo donde todas nuestras acciones de hoy serán el resultado de un mañana surgiendo nuevas civilizaciones.
Te contaré un pequeño secreto y es que me enamoré de mi propio personaje al que llamé Urus.
Un personaje casi perfecto al que le tenía preparado un final inesperado y él se negaba a aceptarlo. Finalmente un día llegamos a un acuerdo y conseguí un gran final para el libro, curioso, ¿verdad?
Reconocimiento de la Asociación de Escritores de
Madrid
Foto by Z Camera
En este libro, aparecerán los Temuranos defendiendo la tecnología (mi querido amigo Urus), custodiando secretos del ayer y los Toekom (Magali), personas que se basan en una vida sencilla, comiendo de lo que siembran y utilizando el quinto sentido, sentidos que vamos olvidando debido precisamente a la tecnología que nos invade. Un mismo mundo de ideologías distintas y con un mismo instinto de supervivencia. Un amor que surge entre dos civilizaciones opuestas y una trama dirigida hacia unos niños de inteligencia superior.
Aparecerán también los Huacas, personajes de gran sensibilidad destinados a los trabajos menos favorecidos y cuya apariencia debido a la alimentación, hacen que sean alejados del resto de la población. Las nuevas formas de vida que tendremos en el futuro, alimentación, vestimenta y conducta es el eje de esta novela unido a la manipulación que se ejerce a los no poderosos difícil de extinguir.
Hay mucha bondad en lo que nos rodea y debemos defenderla, lo que ocurre es que muchas veces nos avergüenza demostrarla. Ver sólo lo negativo sería tirar la toalla y eso es lo último que deberíamos hacer.   
Te sientes orgullosa de ser mujer y tu voz se eleva siempre que hay que defender a las compañeras, por eso no dudaste en manifestar tu indignación y protesta con un poema contra los crímenes de Ciudad Juárez. Háblanos sobre Silencio y lo que significa para ti ser mujer en estos tiempos tan convulsos.
Me siento muy orgullosa de ser mujer. He conocido a muchas mujeres muy valientes cuyas vidas a pesar de haber sido destrozadas, sesgadas, han salido adelante a base de mucho esfuerzo y tesón, porque amaban la vida y porque la esperanza siempre las acompañó. Esos testimonios me han dado fortaleza.
En Puerto Rico en el I Congreso Mundial de escritores conocí a varias mujeres poetas procedentes de Argentina, México, Brasil y del mismo Puerto Rico cuyas vidas eran admirables.
Ser mujer no es fácil incluso en los países que llamamos civilizados y en los que existe la democracia, imagínate ser mujer en países donde la mujer no tiene ni el derecho a mirar libremente sin tener que ocultar sus ojos. Mujeres que tienen que compartir una misma habitación con sus hijos y otras mujeres, obligadas por su marido; mujeres secuestradas, violadas sin ningún apoyo jurídico ni legal. Sí, me siento orgullosa de ser mujer y poner mi voz en todas aquellas gargantas ahogadas y silenciadas.
Debemos ser fuertes y sentirnos fuertes para luchar contra la lacra del machismo.
Mi poema “Silencio” es una denuncia a los crímenes que se cometen en Ciudad Juárez y otros muchos lugares a mujeres inocentes, nos matan simplemente por ser mujer.

SILENCIO EN CIUDAD JUÁREZ

Y la noche dejó paso al alba de la madrugada,
cuando María, Daniela, Cristal y otras muchas más,
abrieron sus ojos a la tímida luz de la mañana.
Era tan difícil luchar.
Enajenación y locura rodeaban el lugar.
No podían, ni siquiera imaginar el miedo.
Fue, un simple cromosoma lo que las sentenció,
siendo maltratadas de por vida,
ávidas al fino cuchillo de la ira y cobardía
Hombres impotentes, vestidos de hiel, protegidos por capas de hielo, fríos e inertes.
-Y ellas gritaban-
 ¡Señores del mundo, ustedes que pueden, hagan algo, paren esto!
Sus gritos rasgaron la noche surgiendo finos jirones de silencio.
El alba se había marchado y la noche se adueñó del miedo.
Mañana, María ya no abrirá sus ojos a la tímida luz de un fugaz lucero.
María, ya no será acariciada por el suave beso del cálido viento.
Mañana, sólo quedará su recuerdo custodiado por un nombre:
“el del silencio”

En 2015 salió a la luz Como ser escritor y no morir en el intento, un libro coral donde quince autores cuentan sus experiencias como escritores, ¿cómo surgió la idea? ¿Qué pretendías 'contar' exactamente? ¿Quiénes participaron en esta obra? ¿Cómo lo elaboraste?
Sus experiencias como escritora en esta obra
coral 
La idea surgió a través de la propia editorial dado que en congresos o presentaciones de nuestros libros siempre surgía alguna anécdota, (seguro que tú también habrás vivido más de una), pues bien, la editorial nos convocó a 15 de sus autores y nos pidió que contásemos nuestras experiencias literarias y anécdotas ocurridas a lo largo de congresos, encuentros literarios, jornadas de trabajo de literatura, etc…
En una de mis primeras publicaciones, hablando con un amigo le dije: “Mira lo que he escrito”- él con una sonrisa terciada me respondió: “Esa que escribe no eres tú, pero se llama igual que tú”-  y soltó una carcajada.
Transcurrido un tiempo, le enseñé la contraportada del libro donde venía mi foto y se quedó pálido.  ¿Pero esa eres tú?, me dijo.  Nos reímos mucho cada vez que recordamos la anécdota.
Por ejemplo, otra de ellas, fue el encontrarnos varios escritores después de terminar un encuentro literario que tuvimos en Borja (Zaragoza), junto al Alcalde y teniente alcalde de aquella localidad en un cementerio para realizar una ofrenda floral.
La ofrenda se la hacíamos al literato local Braulio Foz y a Valentina Ventura, heroína de Ramón J. Sender y protagonista de 'Las Crónicas del Alba' allí junto al alcalde del municipio, Miguel Arilla Andía y el Primer Teniente de Alcalde D. Juan María de Ojeda, nos acompañaron los escritores Jordi Siracusa y Juan Martín allí  Salamanca, fue una experiencia un tanto extraña, entrañable e inolvidable o lo ocurrido en el hotel encantado, en Güimar (Finca la Raya). Son muchas historias todas ellas con un encanto especial.
Tras la publicación de este libro, salió a la luz Susurros al Aire. Un libro que recoge un elenco de relatos cortos y poemas donde consigo entrelazar prosa y narrativa, captando desde el primer instante la atención del lector.
Debo decirte que tanto la portada como las ilustraciones interiores de este libro al igual que el de La 5ª Clave. Encuentra lo que siempre has buscado, han sido hechas por mi hija Sandra
Cada relato de este libro (Susurros al Aire) comienza con una cita de un personaje célebre y terminando el relato con una moraleja. Son historias contadas a modo de fábula de nuestra vida diaria.
Como en un cuento se narran historias como la de Erdo, un emigrante de la costa de Marfil a quien cortaron sus piernas por motivos políticos y tuvo que salir de su país para poder salvar su vida.
Poemas como “Mi beso robado” traducido al árabe y el relato “Luchas de elefantes” traducido al ruso. Hay un refrán africano que dice: Cuando dos elefantes luchan es la hierba la que sufre. Este libro tiene mucho de mí, la mayoría son relatos que fui escribiendo para la revista  “Otro Mundo es posible” en mi espacio el rincón de Carmen. Los susurros que el viento lleva a todos los lugares y que muchas veces no son escuchados.
Conduce el programa La Magia de la Palabra 
Eres una escritora sencilla, solidaria y que toma muy en serio su rol de escritora, de ahí los numerosos reconocimientos que has recibido en el extranjero. Puedo citar como ejemplos: la Medalla a la Excelencia Cultural 2016 (Orlando, Estados Unidos), medalla reconocimiento mundial Cesar Vallejo 2015 (Mayagüez, Puerto Rico), homenaje de la Comunidad Poética de Catamarca 2014 (Argentina), entre otros, ¿qué piensas del camino recorrido cuando tus colegas te premian y felicitan?
Es algo hermoso, una sensación muy placentera que me gusta disfrutarla en soledad, pero lo que más me llena es sentir el calor y cariño del lector, sentir la ilusión de los niños cuando hemos realizado concursos de relatos en centros escolares, sus miradas, su entusiasmo, eso es algo precioso. He tenido que contener en más de una ocasión las lágrimas de la inmensa felicidad que he sentido al estar rodeada de ellos.
Pero quiero destacar que eres Embajadora Universal de Paz en España del Círculo de Embajadores con sede en Ginebra-Suiza / París-Francia, complicada misión, María. ¿Por dónde comenzamos? Mabel Katz, una conocida conferencista, manifiesta que la paz comienza con un mismo, ¿estás de acuerdo?
Totalmente de acuerdo, no puedes enseñar algo que desconoces. Los gestos sencillos son muchas veces los que más calan el alma; deberíamos ponernos en el lugar del otro, escucharle, no juzgar precipitadamente pues siempre detrás hay una historia que nos sorprendería saber.
Las pequeñas buenas acciones que realicemos a nuestro alrededor son como un boomerang.
Hay un refrán que dice: “Manos que no dais ¿Qué esperáis?”.  En muchas ocasiones una mirada de esperanza es el gran regalo.
Tras la presentación del libro Cómo ser escritor y no morir en el intento en
Real Academia de la Lengua en Valencia 
Eres Directora de la sección radiofónica La Magia de la Palabra, que se emite vía Radio Enlace 107.5 FM Madrid (España), ¿cómo surge este proyecto? ¿Cuánto tiempo llevas conduciendo este programa? ¿Cuál es el propósito de tu programa?
Todo surgió cuando Juan, periodista de Radio Enlace me hizo una entrevista. Una vez terminada continuamos charlando surgiendo la idea de tener mi propio programa, la verdad es que me pareció una idea fantástica. “¿Por qué no?”, me pregunté. Presenté mi propuesta y fue aceptada por el comité. No tenía ni idea de cómo se funciona en una emisora de radio, pero cuando te gusta algo enseguida le coges el tranquillo y me puse en marcha.
La Magia de la Palabra nació hace dos años y ahí continuamos todos los lunes de 11: am a 12 am. haciendo entrevistas a autores nóveles y consagrados, fotógrafos, pintores y actores/actrices, cantantes … todo lo relacionado con el arte con mayor
peso lógicamente en literatura.
¿Cómo funciona la magia de la palabra de María del Carmen Aranda? ¿A dónde quiere llegar con ella?
Funciona de un modo muy sencillo, hago entrevistas a autores nóveles y consagrados, fotógrafos, pintores, actores/actrices, cantantes, etc.  Todo lo relacionado con el arte, con mayor peso, lógicamente en literatura; anunció eventos, presentaciones e intento en la medida de lo posible promocionar al autor que ya bastante difícil lo tenemos por lo que siempre una ayuda en la promoción y publicidad de nuestras obras nos viene bien.
La palabra es magia, Elga. Fíjate cuando hablas con alguien, el lenguaje corporal que se utiliza al decir las cosas, las palabras y el tono puede hacer enfadar a una persona o calmarla.
Las palabras contienen magia y al estar escritas aún más pues nos trasladas a infinitos lugares desconocidos, a volar con nuestra imaginación sin condiciones de vuelta, soñar, aprender en todos los sentidos.
Hay muchos autores desconocidos que tienen muchas e importantes cosas que contar y enseñarnos y ahí entro yo. En este programa no se limita lo que se quiera decir o expresar, el entrevistado es libre para expresarse siempre y cuando no hiera con sus palabras.
La magia de la palabra es un programa abierto para el que quiera participar y expresarse.

Si desean saber más de la autora y su obra
pueden pinchar en:
http://maria-del-carmen-aranda.webnode.es/
http://mariadelcarmenaranda.blogspot.com.es/






miércoles, 8 de noviembre de 2017

José Carminis: "La soledad forjaba mi consciencia creativa"


Descubrió parte de su talento artístico en solitario, a los cinco años, mientras aporreaba un pianito de juguete que le regalaron. En ese 'hacer música' se distraía de la ausencia de su madre, quien lo dejaba al cuidado de otros, para poder salir a trabajar. Más tarde, a los 14, se dio cuenta de que también podía pintar, escribir poesía y se veía a sí mismo como un ser creativo. Su progenitora le puso maestros, pero los rechazó al poco tiempo. Él se inclinaba por la libertad de su intuición. Sin embargo, obligado por las circunstancias cursó una serie de estudios, que luego abandonó lleno de frustración. Lo suyo era aprender solo, leyendo y practicando mucho y siguiendo los impulsos de su corazón.  Este es apenas un pedacito de la historia de José Carminis, músico, cantante, compositor, poeta, entre muchas cosas más, que triunfa en los Estados Unidos y parte de Latinoamérica.
El llamado del arte vino a través de la música y la composición, ¿cómo te descubriste artista? ¿cuándo supiste que lo tuyo era el trabajo creativo?
Cuando cumplí cinco años, recibí como regalo un pianito de juguete, y disfrutaba estar horas con él. También dibujaba mucho, a diario. Pero descubrí más conscientemente que era artista como a los doce años, porque lo que recuerdo es que el arte me daba cierta paz, años después entendí que sanaba mis tempranas melancolías y a veces depresiones. Incluso a los cinco años ya el arte era un bálsamo porque soy hijo de madre soltera, ella trabajaba mucho, y cada momento entre este piano y yo, era sanar la tristeza de no verla o de esperarla por muchas horas en la calle de la casa, hasta que la veía venir caminando y mi corazón se alegraba. Me cuidaba gente maravillosa, pero mi mundo giraba alrededor de ella. Recuerdo que mi madre, tal vez afligida de verme callado y solitario, un día sacó la cabeza por la ventana de la casa y llamó a tres niños desconocidos para que entraran a jugar conmigo. Me divertí mucho con ellos por dos horas, pero como era de esperarse, nunca más los volví a ver. Desde ese momento fui más consciente de que algo no andaba bien, y hasta me sentía culpable de, por alguna razón, no sentirme "aceptado" por la sociedad en que vivía. Ser un creador solitario y callado es a veces sinónimo de alguna enfermedad, cuando no hay entendimiento de lo que uno realmente guarda.
Llegó a sentirse culpable de  no encajar en la sociedad
en que vivía
Sé que eres autodidacta, ¿qué ventajas tiene serlo?  ¿En qué se distingue de quién no lo es?
Tuve dos maestros de piano que mi madre me puso en la adolescencia, pero los dejé pronto porque disfrutaba más en la libertad de la intuición. Creo que ello tiene la ventaja del placer de la libertad creativa donde los códigos son los del sentimiento y el oído. Y la teoría es el libro pero del que uno escribe frente al instrumento, la cantidad y calidad de horas que uno invierte frente a él, no hay editorial más que la vida misma y nuestra propia experiencia. Hay ejemplos alentadores en mi caso como el argentino Gustavo Santaolalla, productor del disco Corazones de Los Prisioneros y de casi toda la discografía de Café Tacuba, y ganador de muchos premios internacionales. Gustavo demuestra que para hacer buena música no es imperativo estudiar en un Conservatorio de Música, todo depende a lo que apuntes o quieras, cuáles son tus influencias, de qué esté hecho tu estética y especialmente cómo lo disfrutes.
Formaste parte de una de las bandas fundadoras de la música electrónica peruana llamada Pozí (1993), ¿cómo llegaste a ella? ¿Cuál fue tu aporte en esa agrupación? ¿Qué aprendiste de tu paso por ella?
Llegué al grupo porque con ellos ya tenía cierta amistad, especialmente con las integrantes femeninas, las conocí en 1991 y en 1993 fui convocado por ellas como tecladista. Yo estaba en último grado de secundaria y tocar en Miraflores, arriba del restaurante Haití, siendo tan joven fue toda una experiencia. Allí reafirmé mi pasión por la música y aprendí mucho de los demás integrantes en el corto tiempo que duró el grupo. Aprendí a familiarizarme más con la música electrónica, pero desde adentro, desde la gestación de una canción hasta la producción visual. 
Sus viejos cuadernos de poesía
Si bien a este momento te veías músico, fue la poesía el otro ingrediente que te faltaba para convertirte en un creador completo, pues a partir de ese momento, comenzaste a escribir en ese género, ¿en qué circunstancias la conociste y cómo fue tu relación con ella?
Descubrí la escritura haciendo letras para canciones, a los catorce años. No hacía la música aún, pero escribía letras con un sentido hasta poético y social, dos elementos que me marcarían años después. Y esa forma de ejercicio con canciones al igual que la poesía que son formatos breves, cortos y concisos donde el mensaje encapsulado y embellecido es un ejercicio casi de "artesano", era algo que disfrutaba y sería el nacimiento de lo que más adelante ya sería mi poesía, formalmente hablando. Puedo decir que llegué a la poesía, oficialmente por haragán. Y fue maravilloso. Porque al no saber qué hacer con mi vida y mi familia comprando el diario El Comercio especialmente los fines de semana, me hizo llegar, yo embelesado, a la sección cultural. Es así como llegué a conocer nombres como Vallejo, Neruda, Adán o Cisneros. Y de pasar horas en las tiendas de disco desde los diez años, ahora a mis casi veinte comencé a pasar horas pero en la feria de libros Amazonas en El Centro de Lima. Y así como aprendí música solo, escuchando música. Esta vez fui aprendiendo a escribir también solo, muy solo, y leyendo mucho. Pero esta vez era una soledad con estrés, porque tenía encima la vida adulta. La soledad forjaba mi consciencia creativa. De leer luego pasé por defecto, consecuencia, necesidad o impulso, a escribir.
También hiciste tu incursión con éxito en la narrativa, tanto así que ganaste los Juegos Florales de tu universidad en la categoría  cuento en 1997. Las puertas de la literatura se te abrían de par en par, ¿considerabas entregarte a la escritura por completo?
Sus primeros pasos en la música con la banda Pozí
¡Por supuesto! Mira lo curioso de todo esto. A mis dieciséis años cierto día mi madre me prepara una cita con mi tío mayor, era para "definir" mi futuro. Cuando a la pregunta de qué quería estudiar yo dije Arte, porque amaba la música o el dibujo, me dijeron que la música era para bohemios y que si me gustaba dibujar pues mejor fuera arquitecto. Esa reunión siempre se los agradeceré, porque lo único que hacían era demostrarme el gran amor que me tenían. Eso quedó en la anécdota, pero lo cierto es que académicamente fui al fracaso, y como tomar decisiones no era un ejercicio que me caracterice, me tropecé con institutos como El Instituto Nacional de Investigación y Capacitación de Telecomunicaciones (INICTEL) o el Instituto Peruano de Publicidad  (IPP) y luego acabé en la Universidad y el vago estudio de Ciencias de la Comunicación. Después de ganar esos Juegos Florales con un cuento que escribí sobre la vida de mi madre, pensé que mi intento por una carrera había terminado. Abandoné todo y me puse a trabajar de empleado en una cabina de internet, sacaba fotocopias o vendía gaseosas y por la noche tenía un cuarto donde me recluía a leer con vorágine toda la colección de Neruda o también Sologuren. E intercalaba mis lecturas entre García Márquez, Vargas Llosa o Sabato. Deseaba mucho estudiar literatura, pero sabía que los pre requisitos para ingresar a la universidad otra vez me quedaban muy grande, incluyendo el pago para estudios privados. Así que sí decidí tomar la literatura en serio, pero ya de una manera libre. Vivía pobremente, pero arremolinado de arte, amor y literatura.
En 1998 fuiste invitado a pertenecer al Movimiento Cultural Neón, allí departiste con Miguel Ildefonso y Héctor Ñaupari y tuviste la oportunidad de publicar tres antologías con ellos, ¿junto a ellos asumiste tu condición de poeta? ¿Tras tu paso por ese movimiento te sentiste preparado para iniciar tu camino en solitario?
Convertido hoy en todo un referente de la música electrónica
Sí. Con ellos no sólo me reafirmé como escritor, también crecí como tal. Entre amigos y bohemia fui enormemente feliz. Tuve grandes maestros directos como el poeta Leo Zelada y amigos de quienes absorbí genialidad como Harold Alva, Miguel Ildefonso, Luis Espejo y Héctor Ñaupari. Así, años después del milenio, me hice más fuerte para empezar un camino en solitario. Otro bonito recuerdo que me marcaría en Neón fue que allí  conocí a la futura madre de mis hijos, la pintora Ana Palacios. Coincidimos en un taller de poesía que dictaba Leo Zelada, en el rincón rojo de la Casa Museo Mariátegui.
Con el nuevo milenio, comienzas a grabar y crear tus propias canciones, ¿imagino que tu experiencia poética te mostró otras formas de sentir y comunicar? Sin duda alguna, la música se benefició de la poesía, ¿no es así?  ¿Qué temas tocaron a tu puerta? ¿Sobre qué te gustó escribir en esa época?
La poesía fue y sigue siendo un recurso muy afín con mis canciones, cuando termino unas melodías llegan entonces las palabras y por bella consecuencia nace una canción. En "Árbol" por ejemplo digo: Fuimos dos hojas sueltas / que se hallaron / sobre trenzas de aire / en invierno. En "Enzo en el Mar": Tu cabello tal vez ya / nada en el mar / Mil caballitos de mar / quieren jugar... y así la poesía se va fusionando con las melodías. Las imágenes aparecen y tienen un efecto que a la gente le gusta mucho. Mis temáticas son muy variadas, puedo escribir algo onírico como también puedo hacer de una denuncia social una canción como en Angeles del Medio Oriente o Find a Friend donde reclamo más paz y menos guerras.
Con sus compañeros del grupo poético Neón  
En 2004 partes rumbo a Estados Unidos, ¿necesitabas otro escenario para crear? ¿Otras fuentes de estímulo?
Lo que necesitaba era otro escenario pero para poder vivir, y decentemente. En Lima vivía en la casi extrema pobreza, aunque esto no lo daba de demostrar a mis amistades, por vergüenza. Es así que al negárseme dos veces la visa a USA, me dieron después la de México y emprendí entonces un viaje a pie y a camión por la tierra Azteca, dispuesto a jugarme la vida, dispuesto a llegar a los brazos de la madre de mis hijos, quien me esperaba en California ya desde hacía dos años atrás. Fue una aventura que ahora lo pensaría dos veces en volverla a hacer, porque si no fuera por mucha suerte o tal vez bendición, no estaría ahora respondiendo después de un asalto que tuve por pandilleros, o fuera muerto a bala cruzando la frontera norteamericana.
Aciertas en tu cambio de ambiente, pues  en 2007 escribes tu primer poemario titulado Palabra que Migra, un libro orgánico dedicado a la inmigración ilegal a USA, que impactó a la crítica y prensa hispana, ¿cómo concebiste este libro? ¿qué enfoque le diste? ¿Por qué lo escribiste en poesía?
En pleno ensayo con Noche Futura 
Ese libro nació de esa experiencia que fue arriesgar la vida desde Ciudad de México, cruzar todo el territorio y llegar a Laredo frontera con Texas, y pasar con hambre y sed, sin un centavo en el bolsillo y con sólo una muda de ropa por más de un mes. Crucé la frontera como un vagabundo. Llegué hasta Houston Texas sucio y asustado, pero con muchas experiencias y visiones que tenía que plasmar de alguna manera. El libro cuenta esta historia, pero a través de muchos personajes. El viaje me tomó más de un mes perdido y sin rumbo. El libro me tomó un mes intenso en crearlo. Cuando lo terminé sentí una gran paz, como un agradecimiento interior y al universo de poder contarlo y poder estar sano y con muchos sueños aún por cumplir.
En 2007, año de grandes logros para ti, también ganas una de las 20 becas a nivel nacional en Estados Unidos para estudiar Guión de Televisión en la Universidad Loyola Marymount, ¿a esas alturas cómo estabas planteando tu ruta creativa? ¿Adónde querías llegar?
Me sentía muy halagado de ser escogido. Fueron muchas pruebas que realicé y que dio como resultado ser uno de los seleccionados. Pero después de un tiempo abandoné nuevamente la poesía, porque mis hijos habían llegado a este mundo. La poesía y el arte así como de niño calmaban mis demonios depresivos, también los alentaba. Crear para mí es sacar una bola de fuego de mi cuerpo, ponerla en la mesa y volvérmela a comer. Me pasa también cuando compongo o produzco una canción. Me pasa cuando escribo un poema. Es así que me tomé otro descanso y ya en el 2012 regreso después de unos años muy felices al lado de mis bebés. Retorné a los estudios de grabación aún sabiendo que me tendría que enfrentar nuevamente a mis demonios.
La antología conmemorativa del grupo Neón
Tu tema Medusa, incluido en el disco Sinfonía del Mar del grupo Noche Futura, ganó uno de los premios de la productora WinterHouse en el 2016, ¿has persistido en hacer música en Estados Unidos? ¿Este premio ha hecho que creas más en tu trabajo?
Este premio, así es, fue una recompensa a ese sacrificio anímico y de energía que significó componer y producir Medusa. Como cada canción que hago, me tomó mucho trabajo y tiempo robado a mi familia. Tuve la suerte que gustó mucho y ya desde allí fui enormemente feliz. Actualmente Medusa se encuentra postulando a mejor video en una cadena musical por cable en Perú.
Según entiendo, trabajas en dos frentes, con el  dúo Noche Futura, del cual formas parte, claro está,  y como solista, ¿por qué está división?  ¿En qué difieren las propuestas de uno y otro? ¿Qué propone José Carminis en solitario?
Bueno, un producto como cualquier marca, tiene su sello en particular y ese sello se llama Noche Futura. La conjunción de mis canciones con la voz y el arte visual de mi compañero de grupo, Julio Granados, dan resultados muy positivos. Pero el estilo es bien definido, lo que no me daba la libertad de ampliación que sí me tomo siendo José Carminis. Segundo punto es que Noche Futura está dirigido a un público más de habla hispana y José Carminis solista a un público más anglosajón. ¿Qué es lo que propongo? Propongo una de las mejores electrónicas hechas por un latinoamericano. Creo que si no confías en ti no llegarás a mucho. Y si no te crees el personaje que eres entonces ¿cómo expandirás tus horizontes? ¿Cómo andarás a paso firme? Esa es mi metodología, la de la auto confianza porque nadie más hablará bien de ti sino lo comienzas a hacer tú mismo. Hay mucha envidia en el mundo del arte, incluso de quienes menos lo esperas, como en todo y como en las mejores familias. Saber ser positivo, ignorar, ser fuerte y trabajar duro es la clave.
En estos momentos te encuentras preparando el segundo disco de Noche Futura. El primer single trata del amor, sin embargo, el que se halla al lado B es un tema musical de evidente crítica social. Háblanos sobre esta canción.
Letra de su canción por la paz
Político es una canción muy bonita porque además de tener una melodía simpática es un patadón en el trasero a quienes con las promesas de un país mejor, se vuelven vende patrias y calientan la silla cobrando como ellos lo planearon. Parte de la letra de Político digo "Político, tu discurso me vuelve raquítico / tu arrogancia me hace paralítico, político...". Esperen esta denuncia hecha canción en clave electro pop.
Sé que también te hallas componiendo para otros artistas y que estos trabajos discográficos verán la luz a finales de este año, ¿de quiénes se trata y en qué géneros estás creando?
Lo mejor del arte es el contacto y afecto de la gente, pero estar expuesto es también recibir cierta carga negativa, esa es una de las partes tristes, querida Elga, es por eso que mejor esperemos a que se concrete para poder compartir las buenas nuevas que este modesto servidor anda haciendo. Te cuento con mucha pena que tengo mi Facebook hackeado, por gente egocéntrica y mal intencionada que trabaja desde las sombras. Tengo pruebas pero me reservo nombres porque no quiero interferir con la amistad que otros amigos pueden tener con "ellos". Pero cuando termine los proyectos en los que estoy serás una de las primeras en tener la primicia, será algo bonito y un honor poder compartirlo contigo. El arte es eso, compartir, aunque para algunos sea un ejercicio de auto idolatría y egoísmo. Igual, seguimos para adelante, con la frente en alto, trabajo, y una sonrisa.
También tiene talento para la cocina 
¿Es verdad que  también te podemos hallar  en la fotografía, el dibujo y las artes plásticas? ¿Cuándo tienes tiempo para estas actividades?
Son mis otras pasiones, es verdad, y aunque no puedo repartirme en mil pedazos para todo, sí me doy un tiempo para todas ellas. Creo que disfrutar de la vida no es sólo derecho, también es un deber, y en ese sentido, he sido y sigo siendo enormemente feliz disfrutando cada momento de mi arte, sin rimbombancia, con pasión pero con la mayor humildad posible.
Me han dicho que la gastronomía es otro de los talentos que los cuales puedes presumir,  pero  dime, ¿cómo la mezclamos con la música y la poesía?

Bueno, se puede decir mucho sobre el arte, como que el arte es un conjunto de elementos sobre un soporte, que nace de las manos y mente de una persona, que a su vez viene de su ente cognitivo, sensorial, formativo y/o abstracto. Y llega a su mejor momento cuando es otra persona ajena a este mundo unipersonal quien conecta con ella y le da su cabal definición a través de su propia interpretación y sentimientos. En este sentido los alimentos no tienen tanta diferencia como hacer un poema o una canción. Una buena cena, en grata compañía si es posible, puede dejar tan hermoso recuerdo, como ver una fotografía artística o contemplar un exquisito cuadro al óleo. Son artes similares en teoría. Un platillo bien preparado y presentado es "toda" una obra de arte. La gastronomía es incluso antigua al arte: el hombre primero se alimentó, luego contempló. En ese sentido, trato a mi tiempo en la cocina con mucho respeto y placer, como mi tiempo en el estudio haciendo una canción. Siempre en un constante aprender. Luego escribo, y luego retorno a la cocina, y luego me ocupo de mi familia y vuelo a escribir, y así sucesivamente me paso de felicidad en felicidad. Soy un hombre feliz, porque hago lo que me gusta, con libertad y teniendo de sus lazos y  cadenas a los demonios que siempre me acecharon, y que aún me rondan. A ellos los alimento de arte, ellos a mí de paz y felicidad.


Si desean saber sobre la obra  artística  de José Carminis o  Noche Futura
pueden pinchar los siguientes enlaces:
http://josecarminis.wixsite.com/habitacionazul
https://www.facebook.com/josecarminismusic/
https://www.discogs.com/es/artist/5084793-Jose-Carminis
https://soundcloud.com/josecarminis

domingo, 22 de octubre de 2017

Laura Morales: "Ser friki en el mundo de la escritura, para mí, es lo más divertido que puede haber


Cree en la magia desde pequeña y fue su padre el que le abrió las puertas hacia a la fantasía cuando la sorprendió leyendo sus tebeos a escondidas. A partir de ese momento se entregó a la lectura con profunda entrega. No solo leía para sí misma, sino también para su hermana a la cual entretenía con cuentos de Disney. Esos fueron los primeros pasos de Laura Morales en la literatura, quien con el tiempo se lanzó a escribir aquellas historias que le hubiese gustado leer cuando niña y adolescente. Dejó su sueño de ser una diseñadora de modas, pero su público lector ganó una escritora que tiene un pacto con seres fantásticos y una imaginación desbordante. 
De vez en cuando libera a la niña que vive
en su interior 
Manifiestas que las musas, hadas y dioses te dieron el don de crear historias, ¿eso ocurrió antes de nacer o cuando viste la luz del día?  ¿Cómo lo sabes? ¿Has visto o escuchado alguna vez a estos seres?
No creo que realmente sea un don, sino un regalo que me han dado, la capacidad de poder crear las historias que aparecen en mi mente. Todo ocurrió cuando ya era una niña, me inventaba, junto a mi hermana pequeña, historias con nuestras muñecas y desde ese momento, todo empezó a encajar en mi cabeza, como si hasta entonces me faltara algo. Y por supuesto que creo en las hadas, las musas (o más bien musos), me hablan muy a menudo. Siempre he creído en la magia y ahora, con treinta y tres años, dejo de vez en cuando salir a la niña que hay en mi interior. Pienso que no hay nada mejor que dejar de ser adulto de vez en cuando.
Pasaste tu infancia inmersa en un mundo mágico, el que tú creaste. Luego al crecer viviste por muchos años en un intenso debate entre lo real y lo imaginario, ¿te era complicado convivir con ambos a la vez?  ¿Uno y otro querían la exclusividad de tu vida? ¿Cómo solucionaste el problema?
Cuando eres más joven no es complicado vivir en ambos mundos, pero cuando creces, te das cuenta de que ser adulto es un rollo. ¿Por qué he crecido? ¡Yo no quería ser mayor! ¡Quería seguir siendo joven, como Peter Pan! Ahora es más complicado compaginar ambos mundos, aunque siempre saco hueco de donde sea para sumergirme en sueños y aventuras. Además, ahora que soy mamá, lo voy a tener más fácil a la hora de jugar con mi pequeño. Volveré a ser la niña que un día fui.
Tu mundo se gestó a base de comics, animes y libros de fantasía y romance, ¿cómo llegaron a ti estas lecturas? ¿Alguien te las proporcionó o fuiste tú la que te acercaste a ellas?
Su primera obra estuvo inspirada en El señor de los anillos
Todo fue gracias a mi padre. Él, desde hace muchísimos años (desde que tengo uso de razón), coleccionaba cómics de súper héroes (de Marvel, DC, Norma Editorial…) y yo los leía a escondidas, pues al principio creía que era «para mayores». Cuando mi padre descubrió que me gustaban aquellas historias de gente disfrazada con poderes mágicos, comenzó a dejarme leerlos. Y bueno, de ahí pasé a los cuentos Disney, que le leía a mi hermana. Desde ese momento, me enganché a la lectura.
Llegó un momento en que esos libros no colmaban tus expectativas y consideraste que tú y nadie más que tú podría escribir esas historias llenas de la magia que estabas buscando y con ese toque único que le pones a tu trabajo, ¿de qué manera abordaste tu primer trabajo creativo? ¿Cómo se presentaron las ideas?  ¿El libro surgió rápido o fue una labor pausada?
Pues todo empezó en el instituto. Una compañera de clase y yo estábamos obsesionadas con todo lo relacionado con Egipto y sin dudarlo un momento, nos pusimos a escribir un relato al que nunca pusimos fin. El instituto terminó y cada una siguió su vida. Años más tarde, aquella historia la mejoré y le puse fin. Tan solo fueron 16 páginas en Word, las mismas que tiempo después (diría unos años más) alargué y acabé. Esa historia está guardada en un profundo cajón. Ahí me di cuenta de cuánto me gustaba escribir.
Reconoce que su primera obra tuvo
errores de novata 
En 2011 publicaste La Profecía, tu primera obra, ¿cómo llegaste a la historia? ¿Qué quisiste contar? ¿Cuáles fueron los aciertos y errores de tu opera prima?
Desde siempre me ha gustado la fantasía medieval y yo quería tener mi propia historia. Inspirada con El señor de los anillos, me lancé a escribirla. Siempre soñé ser una princesa guerrera que salvaba al mundo de los malos. Fue mi primera novela publicada, así que errores, muchísimos. Ahora que la he reeditado, me he dado cuenta de los fallos de «novata», y, con el nuevo lavado de cara, creo que ha quedado mil veces mejor.
Luego llegó Emergencia de amor, una novela romántica que gustó mucho a los amantes de este género,  ¿qué demandas creativas se vieron satisfechas con este libro? ¿Cuánto aprendiste de esta primera incursión en el terreno romántico?
Lo cierto es que con esta novela «quise probar» y me autopubliqué para ver qué tal se vendía, pues la romántica estaba en auge, y yo, como buena romántica, me encanta leer ese tipo de obras y bueno, lo cierto es que me sorprendí muchísimo con la gran aceptación que tuvo. Aprendí muchísimo en este tipo de novelas, puedes hacer cuanto quieras mientras el romance sea lo más importante de la historia. Te contaré un secreto que no es tan secreto: Gabriel, el protagonista, es Técnico en Emergencias Sanitarias (al igual que mi marido, de ahí que tenga una gran base de documentación). Myriam, la protagonista, es diseñadora de moda, aunque en un principio iba a ser escritora, como yo, pero al final decidí cambiar su profesión. Y creo que fue un acierto.
Sí que aprendiste a comunicar con el género romántico, pues luego te alzaste con el Premio Rosa Romántica 2015, a la mejor novela publicada en ebook por tu obra Una canción bajo las estrellas, ¿cuál es tu evaluación sobre la historia y el hecho de haber gustado tanto como para resultar vencedora? ¿Qué buscan los lectores en las historias de amor?
La novela que la llevó al triunfo en
el género romántico 
Una canción bajo las estrellas es mi novela favorita, está en el puesto número uno. Me encantan los personajes y sus historias, sus duros pasados y cómo han salido adelante. Creo que esto es lo que más les ha gustado a los lectores, pero no todo es tristeza, hay dos personajes secundarios (Aitana y Jacob) que le dan el toque divertido y gamberro a la novela. Los lectores (al menos en mi caso), buscamos eso, cómo el amor entre dos personas diferentes acaba uniéndoles de la forma más inesperada posible. En esta novela… ¿quién no ha soñado con conocer a su grupo de música favorito?
Sé que Hijos de Asgard, publicada junto a la escritora Miriam Alonso, te trajo numerosas satisfacciones literarias, ¿cómo se hace para escribir al alimón con otra autora y terminar sin conflictos? ¿Qué sacas en limpio de esta experiencia?
Lo cierto es que ha sido una experiencia de lo más maravillosa. Miriam y yo nos conocimos por curiosidad en un grupo de Facebook dedicada a Loki. Teníamos una amiga en común (Medusa Dollmaker, que ha hecho sus portadas de la trilogía Euforia) y vi que un día compartía su novela en el grupo y me animé a comprarla. Desde entonces nos hemos hecho muy muy amigas. Viendo nuestro amor hacia Loki, y lo que me gustaron sus novelas y su forma de narrar, le comenté la idea (que llevaba tiempo rondando en mi cabeza) de escribir una novela sobre mitología nórdica y Miriam aceptó sin dudarlo. Nos hemos organizado muy bien, comenzamos con guiones (o escaletas, como prefiráis llamarlo) de cada capítulo, con las ideas de ambas y luego cada una escribía un capítulo. Cuando estaba terminado, la otra lo revisaba y dejaba comentarios si había algo raro, para mejorar, etc. Así, en menos de un año (teniendo en cuenta que ambas trabajábamos a tiempo completo) terminamos la historia y, con la preciosa portada que nos hizo Medusa Dollmaker, nos animamos a autopublicarla. Era mi segunda autopublicación y no puedo estar más orgullosa de esta historia. Teníamos ya pensada casi toda la historia para la segunda parte pero, tras más de 100 páginas, salió el tráiler de la nueva película de Marvel de Thor 3: Ragnarök y nos fastidió toda el argumento. Lamentablemente, hemos decidido dejar aparcada la novela por un tiempo, para encontrar las ganas y una nueva trama para que no nos llamen «plagiadoras» de Marvel. Eso sí, no será la última novela que Miriam y yo escribamos juntas, ya tenemos en mente otra. Cuando terminemos proyectos que tenemos ahora mismo entre manos, nos pondremos con ella.
Otro de las obras que hizo el deleite
de los amantes del género romántico
Con Aloha, baby quedaste finalista en el III Premio Novela Romántica Kiwi RA, ¿qué crees que ve el jurado de especial en tus historias? ¿Dónde radica tu singularidad, Laura? ¿En la historia que planteas o la forma en que la desarrollas?
Sinceramente, aún me estoy preguntando qué vieron en mi novela en comparación con el resto que se presentaron (risas). Creo que es mi forma de narrar, sencilla, quizá gamberra. Me gusta mucho documentarme, sea en profesiones, lugares, personajes… en todo, para mí es muy divertida esa primera fase. En esta novela, todos coinciden en lo mismo: lo bien descrita que está la isla de Maui, donde se desarrolla la historia de Nalu y Elena. También creo que en esta ocasión, que Elena fuera una escritora con depresión, ha llamado la atención de muchos escritores/as, pues todos nos hemos sentido en algún momento así.
Sueles participar con frecuencia en antologías que se editan con un fin solidario, ¿consideras que ayudar con tu escritura es una manera de hacer más útil el trabajo literario? ¿El ego queda al margen en este tipo de participaciones?
Sinceramente, participar en este tipo de antologías (y no solo benéficas, tengo otras tantas que no lo son), ayudan a distraerte un poco de las novelas, pues suelen ser relatos cortos que te ayudan a cambiar de temática. Sobre todo sirven para desconectar y no perder digamos, el ritmo de escritura. A mí me viene muy bien cuando llevo tiempo sin escribir. Sobre el ego… hay mucha gente que lo tiene tan subido que «no se puede permitir» colaborar con algo de este estilo si no ve un duro por delante, y no se dan cuenta de que ser altruista no es nada malo, pero bueno. En mi caso, ego ninguno, al revés, cuando contactan conmigo para participar en alguna, normalmente no suelo decir que no. Yo me apunto hasta a un bombardeo (risas).
¿Cuánto ha cambiado o crecido Laura Morales en su escritura desde su primera obra hasta la más reciente?  ¿Se gusta a sí misma en lo literario?
Novela que escribió a dúo con su gran
amiga Miriam Alonso
¡Uf! Laura Morales ha mejorado increíblemente desde que empezó y todo de se debe a las maravillosas correctoras con las que trabaja (Antonia Cuenca Honrubia, más conocida como Olivia Monterrey, que también es escritora, y Violeta Moreno, antigua editora de la editorial Valinor). Pero no solo ha aprendido con ellas muchísimo, si no con sus lectoras cero y mejores amigas, que siempre están ahí para echarle una mano a la hora de «darle una vuelta a sus novelas» antes de mandarlas a corregir o a presentar a editoriales. Todo eso ayuda mucho. Y el no perder la costumbre de escribir también ayuda. Me gusta lo que escribo y cómo lo escribo, aunque siempre hay algún momento en el que odio todo lo que veo frente a mí y deseo borrarlo, pero luego leo otras cosas que he escrito y se me pasa (risas).
¿Crees que tu facilidad para conectar con la gente y hacer que esta se abra contigo te beneficia a la hora de crear historias y escribir? ¿De allí que tus lectores empaticen con tus novelas?
Como escritora me encanta interactuar con mis lectores, muchos me escriben por privado y me dicen cuanto les han gustado mis novelas e incluso me dan consejos para mejorar las historias. Todo eso lo tengo en cuenta, más de lo que se imaginan. Y como lectora, poder hablar con aquellas escritoras (o escritores) que admiras, es lo más maravilloso que existe. Siempre escuchas lo que piden, sin nuestros lectores, nunca podríamos seguir adelante con nuestras historias. Ellos son lo más importante de este mundo (aunque luego siempre estén los «trolls» que intenten boicotearte. En esos momentos te das cuenta de cuanta gente te quiere y admira.
Cuéntame sobre ese particular grito de guerra que usas antes de comenzar un proyecto literario, el cual está muy extendido entre tus amigas escritoras.
Obra donde muestra las dos caras
del infierno
¡Uy! Ese grito de guerra es de lo más… gamberro (risas). Todos mis proyectos (o la gran mayoría de ellos) suelen empezar con un: «¡No hay huevos!» y oye, pues yo los tengo bien puestos (risas). Y ahí comienza todo. Y de momento, están siendo todos maravillosos, pero no por el contenido en sí, sino también por la estupenda gente que me «reta» a meterme en ellos.
Entiendo que tu filosofía de vida se resume en una palabra: Carpe Diem, ¿por qué la escogiste?  ¿Es lo que mejor define el momento que estás viviendo?
En efecto. Hoy en día es mi filosofía de vida. Carpe Diem es como mejor se refleja mi día a día. Antes intentaba organizar todo, vida, trabajo, pareja, escritura… todo. Hoy, con un bebé, todo es impredecible. He dejado de preocuparme de todo y de vivir minuto a minuto como si no hubiera mañana. ¿Que no puedo escribir de día porque estoy trabajando? No importa, lo haré por la tarde. ¿Que por la tarde tampoco puedo porque estoy con mi hijo? Tampoco importa, ya lo intentaré desde el móvil en el tren de camino al trabajo. Hay prioridades importantes, escribir lo es para mí, desde luego, pero no es imprescindible. Siempre encontraré un hueco para hacerlo.
¿Qué implica ser friki en el mundo de la escritura? ¿El entorno lo soporta mejor o no?
Ser friki en el mundo de la escritura, para mí, es lo más divertido que puede haber. Siempre meto «guiños» de libros que he leído, películas, música… de todo. Creo que eso se hace ser más cercano hacia los lectores. A mí, en particular, cuando leo cosas así en otras novelas, se dibuja una sonrisa enorme en mi cara. Y espero que los que lean las mías, también lo hagan. ¿Quién no ha oído hablar de El señor de los anillos, Star Wars, El rey león, La sirenita o Juego de tronos

Si quieren saber más de la autora
pueden pinchar los siguientes enlaces:
http://lauramoralestejeda.wixsite.com/escritora
https://www.facebook.com/Laura.Morales.Escritora/
https://twitter.com/laura_moralest?lang=es